GUARDIANEEES!!!

Tener un bebé en casa está claro que te cambia la vida para siempre, pero ¿por ello hay que renunciar a ir al cine? Con las sesiones de “Cinema amb nadons” (“Cine con bebés”) que organizan en los Cines Imperial de Sabadell (Barcelona) el primer viernes de cada mes desde el pasado mes de enero, tener un hijo pequeño e ir al cine son perfectamente compatibles. La vida secreta de Walter Mitty; Malditos Vecinos; El Gran Hotel Budapest; El abuelo que saltó por la ventana y se largó; X Men: Días de Futuro Pasado, etc son algunas de las películas que se han podido ver en este particular ciclo.

La última película a la que hemos asistido es Guardianes de la Galaxia, de James Gunn (cuya crítica podéis leer en el Multicine de Facesonthebox). Lo que empezó siendo una iniciativa simpática y discreta ha conseguido reunir esta vez su mayor récord de asistentes (unos 60 padres e hijos, desde 0 hasta 24 meses). ¿Cómo se elige película? La semana antes, en el Facebook de Cinema Amb Nadons se proponen tres títulos de estreno recientes a elegir, esta vez Guardianes de la Galaxia con 35 votos; contra 10 cada una de Los Mercenarios 3 y La abeja maya hizo que los asistentes pudiésemos disfrutar de las dos horas de la nueva (y más democrática) película sci-fi de acción comiquera made in Marvel.

A la entrada, un globo de regalo, un cheque por valor de 3 euros a canjear en la Farmacia Vinyes Costa de la localidad vallesana y el boleto a rellenar para un lote de productos de parafarmacia infantiles fueron los tres obsequios previos a la proyección. El ambiente, de padres y madres, en su mayoría entre 30 y 40 años con sus bebés y con ganas de pasar un buen rato, ponían el resto. Algunos de ellos, ya son habituales de este tipo de proyecciones y otros, como nosotros, Sonia y David del Faces con nuestro pequeño nos estrenábamos en este tipo de acontecimiento familiares-cinematográficos.

En la sala, luces atenuadas (pero no oscuridad absoluta) y sonido más flojo de lo habitual (para no dañar la sensibilidad auditiva de los más peques) permitían poder dar la merienda a los bebés que así lo querían. Mientras que otros podías jugar, gatear, relacionarse con sus compañeros de generación de papilla, pecho o biberón; o bien, dormir. A fuera de la sala, en una mesa, hay un cambiador de pañales, por si acaso.

Al final, un photocall galáctico-marveliano con una sensacional arma verde (que recordaba a la que lleva Rocket el mapache), ponía la guinda a esta tarde donde los lloros, las risas, las charlas y los grititos, etc  fueron la tónica de la proyección. Y ahora, a esperar con ganas que llegue la próxima cita: El viernes 3 de octubre, en que celebrarán la 10ª sesión.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *