Menú
GRANDES OJOS BURTONIANOS
diciembre 22, 2014 Cine de Autor

Big Eyes es la última y esperada película de Tim Burton, después de la decepcionante Sombras Tenebrosas y de la talentosa Frankeenwinie. En esta ocasión, nos explica la historia real y se centra en la vida de la artista Margaret Keane (Amy Adams), desde principios de los 50, momento en que abandona y se divorcia de su primer marido porque se siente asfixiada y agobiada por éste. Con su hija Jane se van a vivir a San Francisco y, en un mercadillo dominical donde expone su obra y pinta retratos a las personas con sus característicos ojos grandes, conoce a Walter Keane (Christoph Waltz), que también expone pinturas oleos de las calles de París mientras explica historias sobre sus vivencias en La Ciudad de la Luz.

Éste reconoce que ella pinta bien, pero no sabe vender bien sus pinturas, porque en aquella época, una mujer pintora no estaba bien visto y, sin apenas conocerse, se casa con Walter y  él le alquila un local y expone sus obras. La película explica cómo mientras ella tenía fama y éxito, fue él quien se apropió de ésta para vender y ella se quedó a la sombra de su marido.

El film destaca por la gran interpretación de Amy Adams, como sufridora madre desesperada que está harta de pintar para enriquecer a su familia y de guardar el secreto; mientras que Waltz vuelve a repetir un poco el papel de charlatán made in Tarantino, en este caso como un pintor oportunista, que se apropia de una obra que no es suya para satisfacer su ego y soberbia de ser un buen artista.

Tim Burton ha hecho una película redonda entorno a la autoría, el talento artístico y la fama, que cuenta como elemento diferencial con una peculiar fotografía que reproduce, en muchas escenas, los colores como si el espectador estuviese dentro de una una obra de Margaret Keane. Así pues, esta cinta tiene más color que sus últimos películas y se acerca más al espíritu de las grandes obras Timburtianas, aunque eso sí, sin contar con sus actores fetiche, Johnny Depp y Helena Bonham Carter.

JR PALOMAR.-

Deja un comentario
*