GARETH EVANS: “EN APOSTLE MÁS ALLÁ DE LA VIOLENCIA HAY DOLOR Y EMOCIÓN”

Gareth Evans es altísimo (mide casi 2 metros), bien cordial, afable, y nos recibe con una sonrisa amplia y dándonos la mano firme, pero amigablemente a los seis periodistas que compartimos junket en una habitación del Hotel Meliá Gran Sitges en la que, el popular director de “cult movies” de acción como son The Raid y The Raid 2 o VHS, nos va a presentar su última película que hemos podido ver en el festival de Sitges a competición, Apostle, una producción que desde el pasado 12 de octubre todos los espectadores de Netflix pueden disfrutar ya desde la comodidad de sus hogares. La violencia y el uso que hace de la misma en su cine, la religión y los asuntos de fe, las influencias de este film, así como sus rodajes llenos de secuencias de acción y artes marciales son algunos de los temas que se profundizan en esta entrevista. 

ACERCA DE LA VIOLENCIA Y EL TRATAMIENTO QUE LE DA EN SU CINE:

“No puedo decir lo que está bien o mal o lo que es violento o no, yo siempre me guío por mi barómetro personal, por mi instinto. Si me preocupara por si la gente opina si lo que hago es demasiado bestia o no, no iría bien, pues me reprimiría, pero tampoco pienso que llego a los límites que la gente quisiera que cruzase. Pienso que es una cuestión de gusto personal. En el tratamiento de la violencia siempre pienso en lo que mi padre permitiría o no, si a él no le ofendo, vamos bien. Para mi padre elegir el camino de la violencia está bien siempre que no llegue a la crueldad. En muchas escenas de Apostle vemos violencia, pero en ellas se muestra también el dolor y la emoción del protagonista o del personaje que sea. Concretamente, estaba pensando en una escena de una máquina de tortura en la que primero enseño cómo funciona para que el espectador se haga la idea del dolor que puede causar”.

LA RELIGIÓN Y LA FE

Apostle es un híbrido entre thriller de aventuras, terror y acción la premisa del cuál no es atacar la religión ni la fe, sinó la manera como los hombres pueden llegar a corromperla. La película es de género, pero subyace un subtexto político sobre la corrupción y la tergiversación de la fe. Decidí centrar la película en la fe porque me interesaba que el terror refleje los miedos del momento, cuándo escribí el guión había muchos titulares sobre el terrorismo, ISIS, las ejecuciones públicas…Como padre de una hija pequeña me da auténtico terror cómo será su futuro en este mundo. Creo que la película representa una deidad atacada por los hombres que la corrompen”.

LA AMBIENTACIÓN DE ÉPOCA Y EL PROTAGONISTA

“Decidí ambientar Apostle en la época victoriana porque siempre me ha fascinado. Además, que el protagonista estuviera perdido en la montaña y desprovisto de tecnología daba una sensación de aislamiento total. Además, está rodado en la Gales, en una isla, con una sensación constante de que allí están atrapados. La época victoriana me sirvió además para retratar a un hombre que era religioso y que ha pedido su fe. Tanto Dan Stevens, el protagonista como yo tuvimos muy claro que no sería el típico héroe, sino un ser vulnerable, frágil y roto. Dan se implicó mucho en el guión hasta el punto de que el rodaje fuera muy cooperativo y pudiese aportar sus ideas y hacerlo antagónico a cómo realmente es. Me gusta rodearme de un equipo y no ser yo quién lo hace todo, de un director de fotografía, de unos músicos, de unos actores…todos ellos involucrados en el proceso final. Me sentí muy afortunado por contar con un equipo tan implicado”.

EL CÓCTEL DE GÉNEROS EN APOSTLE

“En Apostle hay mezcla de géneros y todo es cuestión de encontrar el tono y el momento adecuado para introducir el drama, el romanticismo y hacer que el público ame a los personajes para que les interese lo que les pasa, que los aprecie emocionalmente para que se implique con ellos y con la historia”.

INFLUENCIAS DE APOSTLE

“Me interesaba reflejar el folklore británico, así como la violencia de directores de género, tales como Ben Weathley en Kill List y de todo ello, ha resultado una mezcla más que interesante”.

SECUENCIAS DE ACCIÓN Y DE ARTES MARCIALES

“Lo que me interesa es realizar escenas que sean interesantes a nivel visual y el gran reto a la hora de rodar no son los pequeños fragmentos, sino las secuencias largas. En Apostle, la secuencia más difícil es la de la máquina de tortura porque no hay una coreografía de acción, sino que la mecánica de esa máquina es la que determina la coreografía de dicha escena, no es como dar un puñetazo y que el contrincante se lo devuelva. Mientras que en Apostle no hicimos nunca más de 12 tomas de una misma escena, en los rodajes de The Raid y The Raid 2 en Indonesia siempre hacíamos 12 ó más tomas. En Gales se desesperaban al ver que hacíamos muchísimas tomas y eso originó un rodaje larguísimos”.

Y, finalmente, nos despedimos pidiéndole hacernos una foto juntos y preguntándole, ya fuera de micro, si podríamos complacer a nuestros Faces-Friends convenciéndole para que hiciera The Raid 3, pero, tras reírse muchísimo, nos contestó que eso no era posible. 

SONIA BARROSO.-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *