FER ZARAGOZA: “EN ESTE MUNDO REINA LA OSCURIDAD Y REÍRSE DE ELLA SUAVIZA LAS COSAS”

Canibalismo, necrofilia, relaciones paterno-filiales y el Anticristo, de Nietzsche. Con este cóctel y algunos ingredientes más tenemos Family Tapes, el nuevo corto de Fer Zaragoza, un director y actor alicantino joven, apasionado del cine de género, y con las ideas muy claras. Tiene una visión del mundo muy particular y personal, que seguro que no os dejará indiferentes. Es brillante, atrevido y no tiene pelos en la lengua. Su nuevo trabajo se presenta el sábado 23 de marz0 en el marco de la quinta edición del festival de cine de terror y fantástico Suspiria Fest, que se celebra en la localidad de Sant Vicente del Raspeig (Alicante). 

-¿Cómo surgió la idea de Family Tapes?

Fue algo que estuvo gestándose desde hace tiempo. En un principio, la historia iba a ser completamente distinta. Lo único que tenían en común era el tema del canibalismo y que las dos iban a estar enfocadas como una comedia de género e interpretadas por los mismos actores que aparecen en Family Tapes. Unos meses después volví a leer el guión y me parecía una mierda, así que lo deseché hasta que, un día, leyendo una historia real sobre un padre y un hijo que eran caníbales, se me encendió la bombilla y empecé a escribir en base a esa premisa.

-¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

Para este proyecto en concreto me fijé mucho en Modern Family, que es mi sitcom favorita. Aunque me gustaría advertirle a la gente que el humor empleado en la serie no tiene nada que ver con el mío. Luego, en cuanto a películas se refiere, La Matanza de Texas, de Tobe Hooper, y Terciopelo Azul, de David Lynch, son dos grandes referencias que quedan bastante patentes a lo largo del corto. Por aquella época, y te estoy hablando de hace más de dos años, leí El Anticristo, de Friedrich Nietzsche y me impactó muchísimo. Es un ensayo que recomiendo leer, al menos, una vez en la vida. El resto de la inspiración vino dada por la realidad en sí misma; creo no hay mayor inspiración que el mundo real, tanto para bien como para mal. De todas formas, hay demasiadas referencias artísticas como para hablar de ellas en una entrevista. Es por ello por lo que decidí incluirlas todas ellas al final de los títulos de crédito.

-Necrofilia, canibalismo, relaciones paterno-filiales… ¿Cómo definirías Family Tapes, cómo una provocación o cómo un estudio del alma humana?

Jamás puedes enfocar un trabajo tuyo como una provocación. Creo que eso sería un error. La provocación puede venir dada de dos formas: la primera, por parte de la personalidad intrínseca del autor; y la segunda, por parte de un público que puede sentirse escandalizado por la personalidad del autor. Si tu manera de enfocar cierto tipo de temas es más o menos explícita, mucha gente pensará que lo haces para crear polémica y, en mi caso, no es así. Es decir, yo tengo la opción y la libertad de hablar sobre cualquier cosa, y puedo hacerlo de la manera que a mí me parezca más atractiva, porque todas son válidas. Pero eso no quiere decir que trate de polemizar o de escandalizar por decreto. Si juego con la provocación me gusta hacerlo de manera justificada. Provocar por provocar, como digo, es un error garrafal. A mí, personalmente, me aburren sobremanera todas esas películas “pseudo-snuff” en las que se torturan y descuartizan de forma realista a seres humanos así porque sí, sin ningún tipo de pretensión más allá que la de impactar. Eso es una mierda.

En cuanto a lo que dices sobre “un estudio del alma humana”…eso podría sonar demasiado pretencioso como para sentirme bien al afirmarlo. Mi objetivo era contar una historia divertida, sin límites, con un punto muy crítico contra Dios y la religión que, a mí juicio, son los grandes corruptores de eso a lo que tú llamas “alma humana”. El alma humana ya no existe. En esta sociedad reina la oscuridad por todos sus rincones. Hay mucha gente que prefiere arrancarse los ojos para evitar ser testigo de ello. Yo prefiero enfrentarme cara a cara con esa oscuridad, ser consciente de ella, tener la posibilidad de mostrarla para arrojar luz y decir: “Oye, aquí hay algo que no funciona”. Creo que reírse de ello también suaviza un poco las cosas y hace que esa oscuridad sea más llevadera. Por eso el humor es un bien de primera necesidad en el mundo actual.

-¿Cómo es el proceso de creación de un corto? Ya que te ocupas de guión y de todos los aspectos de la producción y realización, verdad?

Sí, yo siempre escribo mis guiones. Una vez escrito el guión y bien repasado, comienza el proceso de ensayo con los actores que van a interpretar a los personajes. Normalmente, son relecturas del guión en las que tratamos de sacarle matices a sus interpretaciones. En cuanto al tema de la producción tengo la suerte de contar con un equipo joven con el que me entiendo a la perfección. Yo soy el encargado de dirigirlos, pero no me dedico a dar órdenes y a mirar como hacen el trabajo sucio. A mí me gusta revolcarme en el barro, ser partícipe de todo lo que esté en mi mano. Conozco la historia, la tengo en mi cabeza y cuando estoy en rodaje quiero vivir esa experiencia lo más cerca que pueda. En los días de rodaje se crea una especie de ambiente bélico que es igual de adictivo que cualquier droga. Tienes que sacar “X” planos, en “X” tiempo, con limitaciones e inconvenientes que, por mucho que te hayas cubierto las espaldas, siempre van a aparecer. Y más cuando te dedicas a hacer cine de guerrilla, sin ningún tipo de presupuesto. Si te digo lo que me he gastado en auto-producir estos treinta minutos, no te lo creerías. Por suerte tengo a toda esta gente dentro de mi equipo técnico que dispone de un arsenal intergaláctico y que eleva la calidad de la obra a otro nivel. De lo que sí que no voy a hablar es del trabajo de post-producción. Es lo más parecido al suicidio que he experimentado en mi vida, es desesperante. Luego cuando ves el resultado final, ves que ha merecido casi la pena (risas).

-¿Qué crees que diferencia Family Tapes de tus cortos anteriores, El Asesino está debajo de tu ventana, Double Trouble y El teléfono de mamá?

Todo. O sea, todo. Esos tres cortos de los que hablas los veo demasiado lejanos. Family Tapes es el primer trabajo en el que me he sentido yo mismo. Aquí está el cine que de verdad quiero hacer, con muestras de personalidad y estilo que deseo seguir depurando para mejorar con cada proyecto nuevo que venga. Cada vez que terminábamos una jornada de rodaje, me iba a casa satisfecho. Eso no siempre sucedía con los anteriores. Yo los llamo “trabajos de estudiante”. En realidad, es lo que son. Pero me siento orgulloso de ellos porque me ayudaron a coger carrerilla para conseguir realizar algo como Family Tapes.

-Cuéntanos tus próximos proyectos. 

Ahora mismo estoy terminando de rodar la nueva película de Manolito Motosierra en la que interpreto a uno de los protagonistas. También realizo un pequeño papel en mi corto. La interpretación es otra de mis variantes; me siento cómodo tanto detrás como delante de la cámara. En cuanto a mis próximos proyectos como guionista y director…tengo un guión que escribí hace un tiempo y que ahora estoy volviendo a repasar. Lo único que puedo decirte sobre ello es que será mucho más agresivo en cuanto al humor se refiere y mucho más coral y rico en relación al reparto.

SONIA BARROSO.-

Foto: STER CASILLAS.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *