FAMILIA AL INSTANTE: AL LÍMITE

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Familia al instante, de Sean Anders, parece una comedia típica americana y familiar. En parte lo es, pero pienso que va un poco más allá. La historia se centra un matrimonio sobre los cuarenta que no tienen hijos y sienten que se están perdiendo algo si no son padres. Un buen día deciden presentarse como familia de acogida para una adolescente. Lo que no imaginan es que adoptando a ella y a sus dos hermanos en su casa tendrán que hacer frente no sólo a los retos de la vida diaria familiar, sino a los problemas “emocionales” de la hija mayor y de sus hermanos por el hecho de haber sido abandonados por su madre drogadicta y haber vivido en narcopisos, etc.

Lo más acertado de la propuesta son los temas que plantea y cómo los desarrolla: La necesidad de acoger/adoptar a niños de familias “desestructuradas” y con problemas para sentirse bien con uno mismo, la hipocresía social y familiar entorno a estos temas de la adopción, las “mochilas” emocionales que acarrean unos niños que no conocen más que juzgados de familias y centros de menores, el desafío de unos “padres” que no son los biológicos para hacer frente a problemas que van más allá de la paternidad y de la vida doméstica, etc.

Con la complicidad de Rose Byrne y Mark Wahlbergh que dan el “pego” como padres de acogida tan amorosos como sobrepasados por las circunstancias en muchos momentos, la película se beneficia tanto de secuencias realmente tronchantes como de otra situaciones que son tan tremendas emocionalmente que nos remueven interiormente. El film es intenso y dinámico, perfectamente en sintonía con las situaciones familiares que nos están contando, reales como la vida misma. No en vano, la película tiene unos 20 minutos finales absolutamente demoledores, sobre todo si has empatizado con la historia familiar y con sus personajes. Quizás se le pueda reprochar un exceso de metraje y una búsqueda de explosión final de sentimientos, aún así las realidades y dinámicas familiares que nos cuentan y cómo lo hacen resultan bastante honestas y estimulantes.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *