EXPLOTANDO EL MUNDO

(No Ratings Yet)
Loading...

El mundo está cambiando. Y no tenemos ni idea de hacia dónde va. El cine es consciente de ello y es un reflejo del mundo que nos rodea. Curiosamente, quien mejor parece entenderlo es el cine de palomitas, como bien parece atestiguarlo Joss Whedon en esta nueva entrega de los Vengadores, film que supone el final de la Fase 2 del macroproyecto de Marvel. La pregunta es cuándo tendremos las respuestas. Y si las tendremos en esta cinta o al final de esta macrosaga, sea por puro paralelismo con la actualidad o incluso como catalizador de la misma, debido al movimiento ineludible de masas en la que se construye este ambicioso plan de marketing.

Una cosa está clara. Los Vengadores 2 es el gran espectáculo que uno espera. Eso ya empieza desde el minuto uno porque ya no hay presentaciones que valgan aunque fueran tan jugosas como la primer entrega del supergrupo. Y hasta aquí todo va sobre ruedas. Difícilmente veréis algo igual en ese sentido, al menos hasta estas navidades donde la misma Disney se atreve con Star Wars. Si los personajes por separado “molan”, interactuando todos juntos es una montaña rusa de primer orden. Y con ello también me refiero a “La viuda negra” y sobretodo a un “Ojo de Halcón”, quien se revela como “el gran tapado” del grupo. Si alguien pensó alguna vez que Jeremy Renner sobraba, aquí el protagonista de En Tierra Hostil va a hacer callar bocas.

Así pues, los Vengadores 2 es el parque de atracciones que uno cabía esperar. Pero a la vez es algo completamente diferente. Y con esto, me viene a la memoria cuando Whedon, poco tiempo después de firmar la primera entrega, dijo acerca de lo que nos esperaba de esta secuela de Capitán América y compañía : “Es el comienzo de algo mucho más complejo y difícil, y ahora puedo profundizar en la historia. Y quizá, mientras me sumerjo, retorcer un poco el cuchillo”. Creedme, si os digo que no encuentro mejor forma de definir lo que hace Whedon en Los Vengadores: La era de Ultron. Lo que convierte a este film en un blockbuster extraño: Tan disfrutable y épico como amargo y antiépico. Una sensación contradictoria que pasa del júbilo a la amargura en un suspiro gracias a la espectacularidad y la fluidez de este film, que tiene un músculo increíble y, donde el mundo hasta ahora ligero de Marvel, parece coquetear con la densidad de su rival DC, al tumbar nuestros héroes en el diván de formas insólitas hasta ahora.

Es por esto que esta película es diferente. Y si, es el responsable de ello es Ultron. Pero hasta ahí puedo leer. Sí que está claro que el hype va a dejar el espectador anonadado y esto es porque, justamente, el film juega con las expectativas del público y, por ello mismo, es mejor llegar virgen a la cinta.

Personalmente, Bryan Singer puede apuntarse el tanto de Mercurio, ya que el de esta versión me parece justamente lo más flojo del film. En definitiva, una cinta en el que uno se replantea el concepto de lo “nuevo” y lo “antiguo”, algo que no quita que esta película sea un magnífico espectáculo para revisar, disfrutar y, seguramente, entender mejor con el tiempo.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *