EVA LLORACH: “QUE EL PÚBLICO SE DÉ EL PLACER DE VER UNA PELÍCULA TERRIBLEMENTE BELLA”

Eva Llorach es una persona cercana que derrocha simpatía y buen humor, es muy risueña y es fácil conectar y hablar con ella. En esta charla que mantuvimos se ve a una actriz implicada con la película, con su personaje, con el cine de Carlos Vermut y con Najwa Nimri. De todo ello y de mucho más, os contamos en esta entrevista que mantuvimos sobre Quién te cantará

Cuándo vi a Violeta y te veo a ti no me pareces la misma persona…

Es que supuso una transformación a todos los niveles, no me reconozco ni en la forma de actuar ni físicamente pues siempre voy con mi flequillo (risas). Me he transformado en otra persona.

Incluso pensaba que eras más mayor y te veo más joven...

Sí, parezco más mayor, pero en realidad no te creas, es que estoy muy bien conservada (risas). Lo que ocurre es que soy la madre de un chica de 23 años en la película y he de parecer más mayor. Ese pelo para atrás, esa ropa hace un poquito más mayor.

¿Cómo trabajasteis el look de Violeta? ¿Fue idea de Carlos Vermut o tuya?

Carlos lo tiene todo absolutamente controlado. El look de Lila lo tuvo desde el principio, el de Violeta al ser un personaje que iba más allá de la mitomanía costó un poco más. Lo que nos pasó es que compramos dos pelucas iguales e íbamos igual Najwa y yo. No fuimos a comer un día y me quité la peluca para comer y cómo el pelo, al llevar la peluca 4 horas, se me quedó aplastado y Carlos se me quedó mirando a la cara y yo le miré y me dijo: “Sí, esa es Violeta”. Y yo pensé: “No puede ser”. Así fue. La ropa tenía que ser muy rockera. Fue complicado crearlo, pero Ana López ha hecho un trabajo increíble con el tema del vestuario y nos ayudó mucho a la hora de preparar los personajes y convertirnos en otra persona.

¿Cómo preparaste el personaje con Najwa, ya que hay una conexión muy especial entre Lila y Violeta?

Sin haber esa mitomanía yo era muy fan de Najwa Nimri porque ella es historia del cine español y era muy fan de sus primeras películas y cuándo me dijeron que iba a hacer una película con ella me dije “ay, madre mía, es que no puede ser, qué emoción”. Y sabía que esa prueba nos la hacían para comprobar el feeling que había entre las dos, pues era fundamental que ambas actrices nos lleváramos bien. Es algo que no se puede impostar ni improvisar forzar nada y lo que pasó es que hicimos una prueba en casa de Carlos y nos dejó solas enseguida, lo que me pareció muy inteligente y, enseguida empezamos a hablar y desde el minuto cero se produjo una conexión entre nosotras.

En la película eso se nota, traspasa la pantalla…

Ella fue parte fundamental de que yo estuviera en la película. Nada más de hacer la primera escena que teníamos juntas, Carlos se levantó y le dijo “¿has visto esto?, tiene que ser esta chica,es ella”, buscando esa confirmación. Fue muy bonito, además porque Najwa es una tía muy generosa, muy divertida, aunque el rodaje era muy duro y muy intenso, a nada que nos distendíamos una hacía una payasada y nos reíamos y, por ahí, podíamos explotar. Yo, aunque no soy mitómana, como Lila no existía me vi todas las películas de Nijwa, vídeos, etc y cuándo llegué al set es cómo si ya la conocía, mi admiración por Najwa la traspasé para preparar el personaje de Violeta.

Había como un juego de espejos…

Se creó todo el tiempo desde el principio. En los primeros ensayos fue a través de bailes que no están en la película, con una coreógrafa, para que hubiera una simbiosis entre las dos. Yo bailaba, ella me miraba e intentaba imitarme..Estuvimos 3 semanas así, porque Carlos es muy inteligente y  buscaba ese camino para conseguir lo que quería.

Violeta es muy contradictoria: tiene una relación con Lila y otra con su hija, que está en un momento muy rebelde. Es muy fuerte la relación entre madre e hija y chocan mucho y Violeta creo que no sabe qué hacer y se siente totalmente desbordada.

Sí, con su hija está totalmente paralizada por el miedo, es una niña que amenaza con lo que amenaza y la tiene sumida en la parálisis. Es una relación de maltrato y cómo nunca he vivido tal situación me documenté con un programa llamado Hermano Mayor que explica situaciones familiares en que los hijos maltratan a sus padres, les pegan y te aseguro que aún hay cosas más terroríficas que las que se explican en la película. En la película subyace un conflicto que no se sabe, o bien el padre se fue y culpa a la madre…

¿Igual es una falta de comunicación entre ambas?

Yo pienso que hay algo más fuerte por lo que Marta no ha perdonado a su madre, debajo de los personajes de Carlos subyace algo más, que tú has de completar como espectador, que trata el público como inteligente. La relación entre madre e hija es absolutamente tóxica. Mientras que su relación con Lila es su sueño, es lo que ha soñado siempre. El cine suele presentar personajes planos y con muchos clichés cuándo las personas somos contradictorias…

Y no nos comportamos igual con una persona que con otra…

Efectivamente. Y Carlos lo que hace es huir de todo lo que sea cliché, de lo obvio.

¿A quién recomendarías Quién te cantará?

A todo el mundo, que el público vaya a verla y luego juzgue si le ha gustado o no.

Al salir del pase le he comentado a un compañero, ¿te ha gustado o no? Y me ha respondido que lo tenía que pensar. Y es que es de estas películas que sales y has de reflexionar y volver a ella una y otra vez…

Yo que la he visto 4 veces aún sigo descubriendo cosas. Le pasa como a Diamond Flash que vas descubriendo nuevas piezas que Carlos tenía en su cabeza pensadas desde un primer momento y que el espectador ha de ir hilando. Quién te cantará es cine en mayúsculas que requiere sentarte, parar tu vida, ver esta película y no voy a hacer nada más. Que el público se dé el placer de ver esta película que es terriblemente bella, que habla del juego de la identidad, la historia de una mujer que ha perdido la memoria y busca reconstruirse, busca reconocerse. Es un juego de espejos en que dos mujeres se complementan y se ven la una en la otra. Cómo se construye una identidad, Lila no le gusta y no quiere mirarse en lo que era. Es muy fascinante hacer recaer esto, además, es una persona famosa. Es una reflexión sobre la fama y en qué nos convertimos cuándo uno se hace famoso y le hacen convertir en algo que a lo mejor uno no quiere.

Estoy convencida que estaréis en los Goya, aquí hago de “pitonisa”.

(risas) Pues sí, ya nos los dijeron incluso antes de rodar la película porque Carlos y su películas crea mucha expectativa. Y ahora lo dicen un día sí y otro también. Lo importante es que la gente vayan al cine a verla y que les guste, les haga reflexionar.

Esa es la magia del cine, poder encontrar otras historias. Y aquí hay otra historia, hay chicha.

Efectivamente, aquí hay mucha chicha y mucha tela que cortar (risas).

SONIA BARROSO.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *