ENTRE SEVILLA Y MARRUECOS

(No Ratings Yet)
Loading...

Estos últimos años en el cine español se ha puesto de moda un tipo de subgénero: El thriller policial negrísimo y sórdido, buenos ejemplos de ellos son No habrá paz para los malvados, de Enrique Urbizu; El niño, de Daniel Monzón y La isla mínima, de Alberto Rodríguez. La ignorancia de la sangre, de Manuel Gómez Pereira, se inscribe en esta corriente, aunque sin dar la talla como las citadas anteriormente.

¿Y, cuál es el problema, os preguntaréis? Pues, unos cuántos. En primer lugar, el tempo narrativo, dilatado y alargado en exceso. En segundo lugar, un guión que dista de ser redondo, sino que tiene más trampas y agujeros que un gruyère.No comprendo los giros de guión ni el ensamblaje entre la trama de prostitución y mafias rusas y la trama árabe (y fundamentalista), me parecen ridículas y extrañas algunas soluciones de guión, no me las creo porque, además, dejan cabos sueltos y más preguntas que respuestas.

Y en tercer lugar, me chirría por culpa de un trabajo actoral masculino que deja mucho que desear. Ni me creo a Juan Diego Botto como atribulado inspector de homicidios Falcón, ni muchísimo menos a un Alberto San Juan que no se cree para nada su rol, a pesar de tener que hablar en árabe, y que continuamente parece que recite (se le ve muy fuera de juego, algo muy poco habitual en él). Las actrices, en cambio, ayudan a mejorar el conjunto, Paz Vega está creíble como señora “pija” andaluza, empresaria y madre coraje; mientras que Cuca Escribano (como agente de homicidios) y Pilar Mayo, como hermana de una de las chicas obligadas a prostituirse, están acertadas en sus papeles también.

Así pues, este cóctel de thriller policial y drama familiar sórdido y a ratos entretenido (porqué negarlo), ambientado entre Sevilla y Marruecos, con más sangre (como indica el título) que ingenio, es un despropósito del que uno tienen ganas de salir cuanto antes. Una verdadera lástima. Nos esperábamos más, infinítamente más.

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *