ENOLA HOLMES, PELíCULA VS CÓMIC

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Enola Holmes

Enola Holmes fue la película que más o menos esperaba, aunque un recorte de una media hora no le hubiera venido mal: un guión ligerito con actuaciones corrientitas y planas y escenas de acción metidas a presión sin venir a cuento. Sin entrar más en polémicas de si está o no a la altura de las expectativas del público de Netflix, me voy a centrar en este post en la comparativa entre el filme y el primer tomo de la colección de cómics: No tienen nada que ver. Ni siquiera la historia es la misma, aunque tengan algún punto de unión: nombres y alguna escena concreta.

Los personajes del cómic tienen sombras y luces, personalidades marcadas, objetivos claros en la vida y son coherentes con el tiempo que les ha tocado vivir y su papel en la sociedad. Para empezar Sherlock no se da cuenta de lo inteligente que es su hermana hasta que ella se lo demuestra con sus actos. En un principio y en esa época, una niña de 14 años es, de entrada, demasiado joven, demasiado mujer y, en consecuencia, generalmente tonta. Y sí, la Enola del cómics es dos años más joven que la de la película.

 

Enola Holmes

 

Tampoco han sabido plasmar toda la riqueza de la personalidad de la protagonista, con sus altibajos, sus subidones de adrenalina y su complejo de inferioridad con respecto al gran Sherlock, que va menguando a medida que avanzan los acontecimientos.

 

Enola Holmes

 

En cuanto al factor romance, supongo que vieron necesario incluirlo en el guión para llegar a más público, pero que en los cómics aún nadie ha tocado el corazón de Enola, aunque confieso que sólo he leído hasta el segundo tomo. Lo que me ha hecho desear seguir conociendo a esta muchacha llena de recursos en los dos siguientes tomos que se acaban de publicar en español.

 

Enola Holmes

 

Una pena que en la película se hayan saltado muchas demostraciones de ingenio de esta pequeña y de cómo convierte muchas herramientas de sometimientos de la mujer de la época en ventajas para ella y su misión: buscar a su madre, labrarse un futuro como detective y esconderse de sus hermanos.

 

Enola Holmes

 

Hablando de los hermanos, que pena lo que han hecho con ellos. Los han reducido a seres planos y sin personalidad que forman parte de una especie de ying y yang: el malísimo y déspota Mycroft y el comprensivo y bondadoso Sherlock. Que manera de destrozar dos personajes tan ricos, complejos y con tanto que ofrecer. En las páginas del primer tomo se llega a apreciar el cariño que ambos tienen por su hermana, cada uno desde su forma de ser y de actuar, y su preocupación por la niña. Esas expresiones y miradas de pena, de preocupación, de cariño y de sorpresa… se pierden el filme, en el que, desde el principio, veremos al mayor con propensión al desprecio y al mediano rindiéndose a la admiración y el orgullo.  Todo esto hace que la película sea bastante previsible, a diferencia del cómic, que guarda algunas sorpresas.

 

Enola Holmes

 

El pulso entre Enola y Sherlock en el formato papel es sublime. Sobre todo, en el siguiente tomo (repito que estoy deseando leer los siguientes para ver cómo se desarrolla la relación entre los hermanos), en el que el famoso detective le pisa los talones, incluso llega a cruzar su camino con ella, pero sólo para ver cómo se le escapa de entre los dedos. Es muy notable su lucha interior entre la preocupación y el orgullo que le produce la actitud de su hermana.

 

Enola Holmes

 

Es evidente que las escenas de suspense del cómic se viven con mucha más tensión que las de la película, que hay que coger con pinzas en muchas ocasiones. El guión tiene unas cuantas incongruencias que en el cómic no se dan, aunque, como ya he dicho cambian totalmente la historia, conservando, casi únicamente, el inicio. Y aún así y todo, lo cuenta de forma tan distinta que casi parece otro.

Centrándonos en la relación entre la hija y la madre, también me quedo con la forma en que la reflejan en el cómic y los pasos que se dan hasta que Enola descubre por qué se fue y empieza a avistar el plan de su madre y su deseo de empujar a su hija a elegir su propio destino. La madre no aparece en ninguna página, muy al contrario que en la película, en la que su presencia física es constante, pero, en mi opinión, reflejan mucho mejor el espíritu rebelde e independiente de la misma, que en la pantalla. También se recoge con mayor acierto el tema del feminismo en las páginas de los tomos.

 

Enola Holmes

 

Otro punto a favor del cómic es el Cuaderno secreto de Enola Holmes que se incluye al final de cada tomo y que te explica detalles de cada caso, amplía información y explica códigos secretos. Aunque entiendo, que era muy difícil incluir esta parte en el filme.

 

Enola Holmes

 

Podría seguir comentando las diferencias, pero no quiero cometer el mismo error que el film y alargarme más de la cuenta. Terminaré haciendo alusión al parecido entre Enola y Sherlock en sus capacidades de deducción. En la película hacen un intento por plasmar esto con unas escenas en las que la deducción a partir de detalles se convierte en una sucesión de recuerdos en la mente de Enola que nada tienen que ver con las famosas deducciones del famoso detective a partir de las escenas del crimen o de los personajes implicados. Otro recurso que logran desarrollar mejor en el cómic.

La hermana de Sherlock cobró vida mucho después que el famoso detective y se la inventó Nancy Springer en una serie de novelas (Las aventuras de Enola Holmes), que será lo siguiente que tengo que leer para poder hacer una comparación más exhaustiva, y que fueron adaptadas al cómic por Serena Blasco.

Quiero resaltar, finalmente, que recomiendo al 100% ver la película, sobre todo en familia, con la sana intención de pasar un buen rato.

Si queréis leer una completísima crítica sobre esta película no dejéis de leer el post de Joan.

DÁCIL MUÑOZ.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *