EMMA STONE ENAMORA EN LALALAND

emmastone

Emma Stone nació el 6 de noviembre en Scottsdale (Arizona) y ya desde niña empezó a picarle el gusanillo de la interpretación, formando parte de la Escuela de Teatro de Phoenix. Comenzó su andadura en tv-movies como The New Partridge Family en 2005 y los dos años posteriores apareció en capítulos de series catódicas tales como Malcolm in the Middle, Castle y Drive.

Esta vivaz pelirroja, de tez blanca y característica voz profunda, en realidad es rubia, pero fue por exigencias del guión de Supersalidos, su primera incursión en el cine, que Judd Appatow la transformó en la pelirroja que todos conocemos. Tras esta comedia gamberra vendrían otros papeles en películas como la comedia de terror, Zombieland, de Ruben Fleischer, en la que compartió cartel con Jesse Eisemberg y Woody Harrelson, interpretando a la hermana de Abigail Breslin en la ficción; Rumores y mentiras, de Will Gluck, en la que destacó por interpretar su primer rol protagonista,Olive, una chica de instituto que se hacía pasar por el “putón” de la clase para ser popular y así ayudar a los compañeros más “desfavorecidos” o menos agraciados.

Aunque su primer papel importante fue en la comedia dramática Crazy Stupid Love, de Glenn Ficarra y John Requa, en la que interpretaba a una abogada, hija de Steve Carell y Julianne Moore, que se fijaba en el “Adonis” ligoncete y con más clase del bar que frecuentaba, encarnado por Ryan Gosling. Fue la primera vez del tándem Stone-Gosling en pantalla grande y saltaron chispas por la química que desprendían como pareja romántica (y además, con vis cómica).

Antes de volverse a reencontrar con Gosling, Emma Stone destacaría en el compacto reparto femenino de Criadas y Señoras, de Tate Donovan, que la reunía con grandes como Viola Davis, Octavia Spencer, Jessica Chastain y Bryce Dallas Howard; y se pondría en la piel de Gwen Stacy en The Amazing Spiderman y en su secuela, ambas de Marc Webb, donde el amor por Spidey traspasaría la pantalla, pues allí conoció a su actual pareja, el también actor talentoso en boga, Andrew Garfield. En Gangster Squad se reencontraría, de nuevo, con Ruben Fleischer como director y con su pareja cinematográfica de más glamour, Ryan Gosling, en una trama inspirada en hechos reales y ambientada en Los Ángeles de finales de los 40, con policías persiguiendo a un capo mafioso como Mickey Cohen (Sean Penn).

Tendrían que pasar unos años para el tercer y último reencuentro con Ryan. Entremedio, algunas películas interesantes, tales como dos colaboraciones con Woody Allen, en la romántica Magia a la Luz de la Luna, que la emparejaba a Colin Firth y en The Irrational Man, donde compartía cartel con Joaquin Phoenix. Y con Alejandro González Iñárritu conseguiría un gran papel secundario en Birdman, que la llevaría a su primera nominación en los Oscars y donde participaba en un film acerca del mundo de la fama y el estrellato, junto a Michael Keaton, Edward Norton y Naomi Watts.

Su consagración definitiva será con el personaje de Mía, en Lalaland, de Damien Chazelle, quién nos regala su nuevo reencuentro con Ryan Gosling. Emma ofrece una interpretación poderosa de una aspirante a actriz de Hollywod, en la que canta y baila en Los Ángeles, emulando a las grandes del musical clásico, sin perder su esencia, su frescor y su vivacidad característica. De momento, le ha valido el Globo de Oro. ¿Conseguirá también nominación y su primera estatuilla dorada? Talento y chispa no le faltan.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *