EL TALLER DE ESCRITURA: EDUCACIÓN Y JUVENTUD

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

En taller de escritura, Laurent Cantet, director de La Clase vuelve sobre un tema recurrente en su filmografía, el de la educación de los más jóvenes dentro de la sociedad, y cuenta con la colaboración de su guionista habitual, Robin Campillo (realizador de 120 pulsaciones por minuto). La trama se centra en la escritora Olivia Déjazet (intensa Marina Foïs, que estuvo nominada al César), que está impartiendo un curso de escritura de novela colectiva entre unos jóvenes con problemas de inserción social durante un verano en La Ciotat, una población costera cerca de Marsella, lo que emparenta a esta película, de algún modo, con los paisajes obreros y marítimos marselleses del cine de Robert Guédiguian.

A través de estas sesiones se pondrán de manifiesto las diferencias de pensamiento entre los alumnos y saltarán a la palestra problemas como la inmigración, el racismo, la violencia, el yihadismo tras el atentado de la sala Bataclan en París, el auge de la extrema derecha o el uso de las nuevas tecnologías. El diálogo que se establece entre los participantes y la profesora de este “atelier” de escritura de novela negra es el punto fuerte del film, que sirve al espectador para reflexionar y debatir sobre los puntos más negros de la sociedad actual y sobre los conflictos a los que está abocada parte de la juventud. Lo más llamativo es el personaje de uno de los alumnos, Antoine (Matthew Lucci), que vive entre la incertidumbre personal y el aburrimiento, reflejo de toda una generación y que, por su actitud y situación, atraerá poderosamente la atención de la escritora.

Más allá del drama social, el film deriva hacia el thriller psicológico, aunque éste es un punto flaco, pues nos podemos llegar a imaginar qué hubieran hecho directores que manejan mejor el thriller, tales como François Ozon o Jacques Audiard, ya que la película de Cantet pierde fuelle en la resolución del suspense. Aún así, es una notable propuesta con muchos alicientes, entre los cuáles, la reflexión sobre el feroz y desilusionante mundo en el que a nuestros jóvenes les va a tocar “sobrevivir”.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *