EL OTRO GUARDAESPALDAS: BUDDY MOVIE JOCOSA

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

En verano muchas veces los espectadores buscamos entretenimientos y películas mucho más light para refrescarnos con la idea de no pensar en nada y desconectar. Si estáis buscando ese tipo de cine, El otro guardaespaldas cumple con creces con este estival cometido. El film de Patrick Hughes, responsable de otra cinta de acción y entretenimiento, Los Mercenarios 3, se beneficia, sin dudam de un reparto en estado de gracia que eleva la propuesta, y de una planificación de las escenas de acción que nada tienen que envidiar a las de las sagas de Bond ni de Bourne.

La trama es la siguiente: Michael Bryce (divertido aunque bastante contenido Ryan Reynolds) es un agente de protección especial ejecutiva, un triple A, que se encarga de proteger de traficantes de drogas, asesinos y gente de mal vivir, que cae en desgracia por un desafortunado incidente con uno de sus clientes. Cuando es requerido por su ex pareja, la agente de la Interpol Amelia Roussel (Elodie Yung) para llevar hasta el tribunal internacional de La Haya al asesino a sueldo Darius Kincaid (un genial Samuel L.Jackson) para que testifique contra el ex presidente de Biolorusia Dukhovich (Gary Oldman), acusado de crímenes contra la Humanidad, vivirá el trabajo más peligroso de su vida. En este traslado sufrirá toda a una serie de peligros, siendo perseguido por mercenarios de Dukhovich que pretenden eliminar a su protegido antes de que llegue al tribunal. Así mismo, la convivencia con Kincaid, astuto y burlón asesino a sueldo, no será fácil. Como en toda buddy movie que se precie se pone en contraste dos personalidades obligadas a entenderse por las circunstancias. Por un lado, Michael, racional, con todo planificado y serio y, por otro, Darius, explosivo, impulsivo, malhablado y con un sentido del humor muy particular. Del choque entre ambos surge la comedia, uno de los puntos fuertes de la película. Una cinta que sorprende también porque no escatima ni en secuencias violentas ni en palabras malsonantes (¡incluso se llega a teorizar sobre motherfucker!). Hay que ver lo jocosa que resulta la relación entre ambos, además, en la que mientras huyen tienen tiempo para hablar sobre la vida personal y profesional, sobre el amor, etc. Porque aquí hay dos love stories y un bromance, amigos. En algunos momentos volvimos a sentir el espíritu de Arma Letal palpitando…

La realización de Hughes tiene nervio y no le falla el pulso al rodar con garra las trepidantes escenas de acción -ojo a la de Londres y a varias rodadas en Ámsterdam-, que seguro que harán vibrar a las plateas. Secundarios robaescenas como Salma Hayek, en el breve papel de Sonia, la esposa de Kincaid, que parodia el tópico de la latina “cañón” y con mucho descaro, y Gary Oldman como villano, nos dejan con ganas de saber más de sus personajes.

En definitiva, un efectivo entretenimiento veraniego que, si bien tampoco aporta nada nuevo al género, sí que consigue distraer y divertir a partes iguales durante sus 2 horas de duración, que no es poco.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *