EL ORDEN DIVINO: LA LUCHA FEMENINA

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

El Orden Divino, de la directora suiza Petra Volpe, que representó Suiza en la carrera de los Oscars, es una película tan interesante por su mensaje como entretenida en su forma de ser narrada. Ya desde el primer momento, con las revoluciones sociales que provienen del mayo del 69, vemos que en un pueblecito de Suiza, en 1971 todo continua inmóvil, nada ha cambiado. Las mujeres no tienen derecho a voto ni pueden trabajar sin el permiso de sus maridos. Nora (inspirada Marie Leuenberger) será la artífice del cambio entre las mujeres de su pueblo natal, encabezando un movimiento que pide el derecho al sufragio universal femenino. Y detrás el derecho al voto, las mujeres reivindicarán también sus derechos laborales y personales (revolución sexual).

Con un tono que bascula entre la comedia y el drama bastante equilibradamente, El Orden Divino es un film de conquistas femeninas históricas, tan educativo como instructivo y tan “necesario” como distraído. Además, resulta muy significativo conocer el proceso paulatino del sufragio femenino en Suiza, pues hasta 1990 en todos los cantones suizos no permitieron votar a las mujeres.

Una historia que os atrapará desde el primer momento hasta el último con un muy acertado cast femenino, mujeres que se tiran a sus espaldas la enorme responsabilidad familiar y también social: La citada Nora, su mejor amiga que tiene una hija ‘liberada’ para su tiempo (y, por tanto, condenada por ello); una veterana del pueblo, que desea que se vote sí a diferencia de lo que ocurrió en 1959 ;o la inmigrante italiana separada de su esposo. Mujeres abnegadas y silenciadas, ya en lo privado de sus hogares, con sus esposos, sus padres, etc., que buscarán la esfera pública para su lucha y reivindicación femenina. Comprobaremos cómo lo personal (sexual incluso) se convierte en político. En definitiva, un drama con toques de comedia y con trasfondo social sobre la histórica lucha de las mujeres para adquirir nuevos derechos en la sociedad, aún un tema en boga en los tiempos que vivimos, en post de la igualdad de géneros. Y tiene la gran virtud de que un caso particular (el de Suiza) se puede extrapolar de manera universal.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *