EL HALLOWEEN DEL FACES: TOMA 1

Especial halloween

Empezamos nuestra selección de títulos para que os hagáis una maratón para Halloween con 5 películas destinadas a un público adulto. La love story de una vampira moderna persa, sangre, casquería y diversión, un clásico de misterio, la segunda parte de un divertimento gamberro y una de ciencia ficción y alienígenas en nuestro menú. ¿Nos acompañáis a degustarlo?

UNA CHICA VUELVE A CASA SOLA DE NOCHE (ANA LILY AMIRPOUR, 2016), POR SONIA BARROSO

Una chica iraní vestida con el nicab negro y con un jersey de rayas vagabundea por las calles de Ciudad Mala. ¿A qué almas solitarias va a irse topando en su camino? Una chica vuelve sola a casa de noche, de Ana Lily Amirpour, es una película inclasificable. Dentro del subgénero vampírico es una rara avis. Tampoco se puede considerar un western, a pesar de que tiene algunos elementos, ni un melodrama romántico, ni una cinta de terror puro.

Por todo ello, estamos ante una de las propuestas bastardas e híbridas que he visto recientemente en pantalla. Rodada en un impecable blanco y negro con una protagonista fascinante, que una de las vampiras más enigmáticas que se haya podido ver en cine, a la par que bonita, romántica y fiera. No sabemos su nombre, tan solo nos iremos dando cuenta que esta chupasangres de frías manos y cuerpo no es un monstruo despiadado, sino un ser con corazón, alma y sentimientos.

A través de sus encuentros nocturnos, con varias almas errantes con buenos o malos sentimientos: Vease un traficante de drogas, un joven encantador vestido de Drácula, un travieso niño, una prostituta y un viejo nos daremos cuenta de quién es realmente esta chica que vuelve a casa de noche y cuáles son sus intenciones y anhelos más profundos.

Sin ser un film sentimental ni existencialista conjuga muy bien con el cine de Jim Jarmush e incluso con el de David Lynch. Estamos ante una de las películas más fascinantes que he visto en mucho tiempo, hecha de pequeños grandes detalles y con una banda sonora extraordinaria, además.  En definitiva, una de las propuestas más interesantes dentro del vampirismo más íntimo y el cine de autor, que puede verse en Filmin dentro de la suscripción.

BRAINDEAD (PETER JACKSON, 1992), POR JOSÉ ISAAC PELLICER

Que a día de hoy menciones a Peter Jackson hace que cualquiera empiece a tararear El puente de Khazad-Dum de forma inmediata. Y es que es evidente que para todos es y será el que hizo realidad la Tierra Media de El señor de los anillos. Pero los que no muchos saben es que antes ya se había forjado un nombre en el género fantástico con títulos como Agárrame esos fantasmas o Bad taste.

Y es la película de hoy que se convirtió rápidamente en película de culto: Braindead. Si hubiera un calificativo es el de locura. La locura, el festival de sangre y visceras más salvaje que haya visto (y a día de hoy no me he topado con una igual). Rodada en 1992 con la popular Diana Peñalver (de la serie Chicas de hoy en día) y un desconocido Timothy Balme, la película era un sindiós de aventura donde un virus propagado por un “mono-rata” acababa convirtiendo a la gente en zombies violentos. Eso y una madre peculiar a la que la infección penetra en ella y un hijo cuyo amor no vée en lo que se convierte su madre, acaba desencadenando un sinfin de situaciones cómicas y gore.

Hay de todo: Curas karatekas, bebés zombies, enfermeras y el mejor uso jamás visto de una segadora. Sangre a borbotones, cuerpos mutilados hicieron las delicias de los que tuvieron la suerte de verla en VHS (que sepa jamás pasó por salas). Se convirtió en un boca-oreja que todo el mundo había oído hablar de ella. Si lo que buscáis este Halloween es una peli que ver en casa, que pocos la hayan visto y provoque risas y griterío, no dudéis (aunque solo en dvd la podáis encontrar).

AL FINAL DE LA ESCALERA (PETER MEDAK, 1980), POR JUANAN TORMO

Al final dela escalera es una de mis películas preferidas género. Es la segunda película de terror mejor valorada de filmaffinity de toda la década, empatada con La cosa, de Carpenter, que bien lo merece también.

Al final de la escalera o The Changeling es una película canadiense de Peter Medak que trata sobre un hombre que pierde a su esposa e hija en un accidente de tráfico. Luego se traslada a la ciudad de Seattle a dar clases en la universidad ya que de profesión era compositor musical. Le recomiendan alquilar una vivienda histórica, un enorme edificio que guarda un terrible secreto.

Si la viste hace mucho tiempo, como en mi caso, al revisionarla me ha venido todo a la mente, genial para situarla en perspectiva y percatarme de muchos detalles, y sobre todo, darme cuenta de cuánto le debe James Wan, director de Insidious y The Conjuring en España titulada Expediente Warren. Pero no sólo él, también Tobe Hooper a Poltergeist por ejemplo, o The Ring por la escena del pozo y seguro que muchos más. No quiero decir con esto que sea la mayor predecesora de todas las grandes películas del género que vinieron después, pero seguro que fue fuente de inspiración para muchas de ellas.

En lo que destaca este film es su contundente y medido guión. Nos cuenta una historia de traición, asesinato y pérdida muy bien hilado que te atrapa en sus intrigas y misterios con elementos clásicos de terror con apenas efectos especiales, sin una gota de sangre, todo muy sutil y acertado. Imposible de olvidar esa pelotita de goma cayendo, ni la pequeña y vieja silla de ruedas al final de la escalera. Una película que dista mucho del terror ochentero que más conocemos, sin adolescentes, sin gritos desesperados de sus protagonistas constantemente, sin personajes que piensan exclusivamente con el nepe y actuaciones muy creíbles. Es más bien una pariente cercana de los clásicos del género que buscaban algo más allá que simples recursos que incitaran a cuatro sustos sin implicarte en una historia vacía de contenido.

Como curiosidades de este film, parece que se inspiró en hipotéticos sucesos reales acontecidos en Denver, Colorado. Aunque no pude encontrar información fehaciente al respecto. Pero para mí lo más curioso es que de esta obra maestra del terror la dirigiese un hombre que no volvió a realizar nada importante en toda su carrera, o que sus tres guionistas no volvieran a escribir nada parecido ni importante a excepción a William Gray que colaboró en el guión de la estupenda El experimento filadelfia en el 84. En fin, una de las grandes imprescindibles que ningún aficionado al género debería perderse.

THE BABYSIYTTER 2: KILLER QUEEN (McG, 2019), POR MARTÍ ESTEBAN

En Halloween no todo tiene que ser miedo y drama. También hay espacio de sobra para la comedia, y así lo demuestra la secuela de The Babysitter (2017). Muy en la línea de su antecesora, Killer Queen es un slasher cómico sin ningún tipo de complejo. Una gamberrada salpicada de sangre a borbotones y chistes elocuentes. Todo ello, sazonado con un sinfín de referencias clásicas y actuales a la cultura pop, desde E.T. hasta Jordan Peele.

Esta vez cambiamos el escenario de la casa de Cole (Judah Lewis) por el de un enorme lago. De una lucha a muerte en un espacio reducido a una auténtica cacería a campo abierto. La fórmula, sin embargo, es la misma, aunque con una clara desventaja: el papel de Samara Weaving es mucho más simbólico y prácticamente no aparece en pantalla.

La protagonista de otras cintas del estilo como Ready or Not (2019) era el alma de la fiesta en la primera película y su ausencia perjudica un poco a Killer Queen, aunque los nuevos personajes que introduce son bastante divertidos. Además, la mejor amiga de Cole, Melanie (Emily Alyn Lind), toma buena parte del protagonismo y desempeña un
papel muy solvente.

Por otro lado, esta secuela también cuenta con muchos más giros de guión que la primera. Así como en The Babysitter la única sorpresa era la propia sinopsis de la película (el hecho de que la niñera pertenezca a una secta satánica y quiera matar al protagonista), en esta ocasión las sorpresas se suceden una detrás de otra y le dan algo
más de emoción a la simplista trama. En definitiva, Killer Queen es puro entretenimiento de Halloween.

Una de esas películas sin nada de especial, pero que resultan muy divertidas. Especialmente si se ven en grupo.

SEÑALES (M.NIGHT SHYAMALAN, 2002), POR JOSU DEL HIERRO

Allá por el año 2002, tras tocar el cielo de crítica y público con El sexto sentido y El Protegido, el amado por muchos y odiado por otros –yo debo reconocer encontrarme en el primer grupo-, M. Night Shyamalan, nos entregaba una película sobre una invasión extraterrestre a gran escala, alejándose de militares que hacen frente a los alienígenas,
espectaculares planos de platillos volantes y explosiones, el director se adentra en un drama familiar para hablarnos de la pérdida y la fe.

La puesta en escena por parte del cineasta, el fantástico uso de la atmósfera para generarnos la inquietante sensación de una constante amenaza invisible que acecha a la familia desde el maizal, aderezado con un reparto en estado de gracia -una de las mejores interpretaciones, sino la mejor, de Mel Gibson, un soberbio Joaquin Phoenix y
dos jovencísimos Rory Culkin y Abigail Breslin, que aguantan a la perfección el embiste de los dos adultos-, culminando con la extraordinaria banda sonora de James Newton Howard, hacen de Señales una de las mejores películas para ver en estas fechas.

Dejándonos, además, para el recuerdo algunos de los momentos más memorables que, nos ha dado el género en lo que va de siglo, como esa grabación casera en una fiesta de cumpleaños, ese Mel Gibson caminando en la noche por el maizal acompañado únicamente por una linterna, o ese Joaquin Phoenix con gorro de papel de plata, entre
otros.

Y mañana volvemos con 4 títulos más que no os podéis perder…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *