EL DEMONIO DEL PASADO

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...

AELREGALO
El Regalo es una película complicada, pues a nada que cuentes del argumento, puedes soltar un spoiler con relativa facilidad. Es la ópera prima de Joel Edgerton ( El Gran Gatsby, Animal Kingdom, Warrior y próximamente en Jane got a gun) que ejerce de director, guionista, productor y uno de sus protagonistas, “Gordo”, el detonante de todos los acontecimientos.

A grandes rasgos, contaros que Simon (Jason Bateman), es un hombre al que le ha ido bien en la vida, tiene un buen trabajo, por el que ha de mudarse de Chicago a California y Robyn, una esposa inteligente, una diseñadora de interiores que le ama y con la que quiere formar una familia. Pero, un día casualmente se encuentran a “Gordo”, un ex-compañero del colegio, que comienza a agasajarles con invitaciones y regalos, ganándose la simpatía de ella y la desconfianza de él. Y hasta aquí podemos leer.

Aunque dicho así podríais pensar que es el típico y tópico thriller-telefim-de-sobremesa, de intrigas familiares, triángulos amorosos y celos por doquier, estáis equivocados. Edgerton maneja el suspense con buen sentido del ritmo y dosificando las sorpresas y giros argumentales, que cada vez van más in-crescendo. No es una película de terror -aunque hay algún susto- sino más bien un thriller psicológico que ahonda en la cotidianidad de los tres personajes principales y la relación que se establece entre el pasado y el presente. Las consecuencias del pasado en el presente, el carácter y la manera de actuar de cada uno como determinante en su destino son algunos de sus temas.

También el triángulo entre Jason Bateman -en un papel bastante alejado alejado al que nos tiene acostumbrados en cintas como Juno, Cómo acabar con tu jefe, etc.-, Rebecca Hall -que demuestra su potencial como actriz dramática- y el propio Joel Edgerton funciona como un mecanismo de relojería.

Al espectador le interesa lo que les ocurre, se implica en el relato hasta sus últimas consecuencias. No es una película ni macabra ni sangrienta ni desagradable, aunque el final es bastante terrible, sabe jugar en todo momento con la inquietud, la angustia y resulta un film perturbador. No es ni De repente un extraño ni Mientras duermes, aunque tenga elementos de ambas, pero es muy eficaz sin ser efectista. Un buen thriller que deja buen sabor de boca y ganas de saber cuál será la próxima propuesta de Edgerton como director.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *