EL BOND DEL LUMPEN

(1 votes, average: 2,00 out of 5)
Loading...

AGENTE
Voy a empezar esta reseña con algo positivo y es que esta película no miente sobre lo que nos vamos a encontrar, dándonos dos indicios muy claros de los nos depara su visionado: El primero es el título, Agente Contrainteligente, traducción que aún no teniendo nada que ver con el original The Grimsby Brothers (adaptación a su vez en USA del original británico Grimsby), al menos define con exactitud la tónica de la película. El segundo, es la presencia como protagonista, productor y guionista del siempre muy gamberro Sacha Baron Cohen.

La idea se plantea inicialmente como algo interesante: Hacer colisionar dos universos tan opuestos como la Inglaterra sofisticada que nos ha presentado siempre James Bond con los ambientes ingleses más degradados, en los que sólo la cerveza y el fútbol tienen cabida. Incluso hay una muy bien realizada secuencia de acción en primera persona. Por desgracia, la historia es una mera excusa para un desfile de humor escatológico y estúpidez que no hace ningún esfuerzo por ser nada más que lo más extremo y desagradable posible con el objetivo, entiendo, de hacer gracia. Lo que se agradece, sin duda, los noventa minutos de duración para que además de un ¿entretenimiento? vacío, no resulte también interminable.

Delante de la cámara el ya mencionado Baron Cohen como el hooligan, paleto, vicioso, idiota, aunque de buen corazón Nobby Butcher. Le da la réplica un Mark Strong bastante soso en el papel de su hermano, el superagente del MI6 Sebastian Butcher. Con escasa química y casi ningún sentido conducen la trama compartiendo la pantalla con Rebel Wilson, cuya única virtud parece ser reirse de estar gorda -recordemos su papel de Fat Amy en Pitch Perfect- y una Penélope Cruz que no aporta absolutamente nada, salvo ese inglés con “acentaco” español que ninguno de nuestros actores parece ser capaz de quitarse, por más fama o premios que tengan.

Y detrás de la cámara tenemos a Louis Leterrier, director de películas cuya calidad va desde lo cuestionable de El Increíble Hulk hasta lo realmente grotesco como el remake de Furia de Titanes, aberrante como pocas. Con una trayectoria semejante uno puede entender que se abandone toda pretensión y se limite a cumplir colocando un plano detrás de otro, sin que el espectador se pierda o bosteze, con la excepción de la ya mencionada escena de acción inicial, aunque a fuerza de reutilizar el recurso hasta tres veces a lo largo del metraje pierde la gran parte de la gracia.

Película contraindicada para muchos, Agente Contrainteligente gustará a muchos otros, con la ventaja de nadie se sentirá defraudado del todo cuando la vea.

JAVIER DEL JUNCO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *