EL AMOR, LA DISTANCIA

(No Ratings Yet)
Loading...

Esta semana ha llegado a nuestra cartelera la sensación del último Festival de Cine de Málaga:10.000Km. Dirigida por Carlos Marqués-Marcet y protagonizada (exclusivamente) por Natalia Tena y David Verdaguer, la película es el “vídeodiario” de una separación, el relato de la distancia y su efecto en una relación aparentemente consolidada. 

La aparente sencillez de la película: dos protagonistas, dos escenarios y dos ordenadores,es su mayor virtud y, en algunos momentos, puede ser su único handicap. Lo cierto es que a película juega a exprimir hasta el extremo esa sencillez: no hay nada externo a la pareja protagonista que de respiro, o despiste, al espectador. Y eso hace que nos centremos en lo que dicen, en cómo lo dicen y en aquello que sabemos que callan. La película coloca al espectador en el puesto “del otro”, somos Alex y somos Sergi. Y según vemos el tiempo pasar, los kilómetros, además de una distancia, son una losa que se van interponiendo en una pareja que, de tanta ansia por comunicarse, de “en realidad no me he ido”, lo único que parece lograr es no vivir su día a día, abocando al otro a estar más pendiente de una pantalla de ordenador que de lo que sucede a su alrededor. Y en ello reside uno de los mayores aciertos de la cinta:no hay excusas ni interferencias, lo que no funciona cuando los dos protagonistas comparten piso en Barcelona, no se arregla con uno de los dos mudándose a Los Ángeles. 

Y si el guion es su gran baza, en los actores encontramos el alma. Natalia Tena va creciendo según avanza la película, nos habla con la mirada, con los pequeños gestos y, en algún punto entre el cuarto y quinto mes de separación, la vemos madurar de golpe. Mientras que enel kilómetro cero de los 10.000 que les separan, David Verdaguer tiene un papel menos agradecido. Gañán encantador en algunos momentos, inmaduro y obcecado en otros, aporta los momentos ligeros de la película, al tiempo que es capaz de generar crisis que amenazancon barrer todo lo que son como pareja. Compenetrados y con una complicidad aparente, es uno de los trabajos en pareja más destacables de los vistos últimamente. 

Al final, la película que no sale de esos ambientes cerrados habitados por esos dos personajesque no siempre logran hacerse entender, en la que redes sociales y almacenes de datoscontrastan con calles desiertas, nos deja una interesante reflexión: teniendo mil maneras y medios de comunicación a nuestro alcance, queda claro que, por mucho que hablemos, lo que acaba haciéndonos daño es lo que no decimos. 

IMMACULADA PILAR.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *