DÍA DEL ORGULLO ZOMBIE: ¿ADIÓS APOCALIPSIS?

Muertos vivientes, walkers, devoradores de sesos…El Apocalipsis Zombie se acerca: El 4 de febero es el Día del Orgullo Zombie, aunque nosotros ya hemos empezado a celebrarlo. Y, como en 2021 hemos de estar preparados para todo, los redactores de Facesonthebox os proponemos 9 títulos en el que el terror y el gore abraza distintos géneros, tales como la comedia, el drama, el thriller y la crítica social. ¿Estáis listos o no? ¿Os vais a dejar atrapar por los no muertos? ¡Acompañadnos y corred si veis alguno!

SHAUN OF THE DEAD (POR DÁCIL MUÑOZ)

 

Shaun of the Dead, dirigida por Edgar Wright , es una atípica comedia de zombis de producción británico francesa y de un humor netamente europeo, que comienza con tintes románticos, continúa con situaciones delirantemente graciosas y, de repente, te estalla de forma extremadamente gore en las narices.

En mi opinión, tiene uno de los inicios más realistas del subgénero zombi. Cuando la estaba viendo me decía a mí misma: estoy segura de que la sociedad europea, algunos más y otros menos, reaccionaríamos como esta pareja de amigos en el inicio de una infección zombi. Las escenas en las que el protagonista se quita de encima al muerto viviente pedigüeño, se resbala con la sangre en la tienda de conveniencia o cuando se ríe de la borracha que se cuela en su jardín son tremendas.

Aunque se le considera película de terror, creo que los elementos de comedia cobran mucha más importancia en su guión que el hecho de que una infección zombie se extienda rápidamente por la población londinense. Si me cambias zombies por aliens sedientos de sangre el resultado hubiera sido parecido.

Lo que sí da terror, y mucho, es la ¿traducción? del título al español. Con lo bonito que hubiera quedado Shaun de los muertos, pero tuvieron que cambiarlo miserablemente por Zombies Party (una noche… de muerte) en España. Y suerte tuvimos, porque en latinoamérica se la conoce por El desesperar de los muertos o Muertos de risa.

Por cierto, el Shaun del título original hace referencia al protagonista de la trama, interpretado por Simon Pegg, que se pasa toda la película tratando de poner a salvo a su posiblemente ex novia (si no cambia su actitud), su familia y amigos, con ayuda de su mejor amigo, al que da vida Nick Frost. ¿Y dónde mejor que en el bar de toda la vida dónde ha pasado sus mejores momentos? Por supuesto, durante esta aventura les va a pasar de todo, y más aún, y lo resolverán con ideas tan locas como la de la premisa principal de ponerse a salvo en un bar.

El final (tranquilos, no voy a contar nada) también es una pasada. Y ahí lo dejo.

Como curiosidad, añadiré que los zombies fueron interpretados por 40 actores y especialistas en acrobacias, pero como se vio que el número era insuficiente, la productora pidió voluntarios a través de la página web de una comedia de humor (Spaced), que también producían ellos, y así consiguieron completar las hordas zombis. Además, en el DVD se incluye en los extras un cómic que cuenta curiosas escenas que no aparecen en la película.

ZOMBIELAND 2: MATA Y REMATA (POR MARTÍ ESTEBAN)
 

Durante mucho tiempo el cine de zombis estuvo estrechamente relacionado con el terror, pero hace ya décadas que los no muertos se han expandido hacia otros géneros como el drama, el romance o, sobre todo, la comedia. Este último caso es el de Zombieland, una de las cintas de zombis más queridas de los últimos tiempos, y que pudimos ver continuar hace tan sólo dos años en su acertada secuela, Zombieland: Mata y remata.

Una secuela que los fans llevaban muchísimo tiempo pidiendo (la primera parte se había estrenado en 2009) y que se anunció definitivamente y con el elenco original cuando ya pocos confiaban en su llegada. Jesse Eisenberg, Woody Harrelson, Emma Stone y Abigail Breslin volvieron a juntarse diez años después y pareció que no había pasado el tiempo. Mata y remata logró conservar totalmente la esencia de la original, ese soplo de aire fresco para el género que tanto enamoró al público.

Mantuvo la esencia gracias a un guion tan simpático como su predecesora, lleno de diálogos inteligentes y divertidos; de piques y chascarrillos entre los protagonistas; de situaciones algo surrealistas pero hilarantes; y de mucha acción a costa de las “vidas” de sus perseguidores zombis. Además, también se mantuvo intacta la química entre los protagonistas, especialmente entre el personaje de Eisenberg y el de Harrelson y Emma Stone. Por último, el otro punto en común con su predecesora es que la mejor escena de Mata y remata la protagoniza Bill Murray en otro cameo maravilloso, esta vez en una post-créditos desternillante.

Zombieland nunca quiso ser una historia profunda. Tampoco anhelaba eso su sucesora. Simplemente, se trata de una historia entre amigos que se han encontrado después de haberlo perdido todo. Cuatro personajes estereotipo que, más allá de sus diferencias, se juntaron para sobrevivir al apocalipsis zombi. Cuatro amigos que se quieren y que, sobre todo, se hacen querer.

TRAIN TO BUSAN (POR SONIA BARROSO)

Si llega el «tan pronosticado» Apocalipsis Zombie está película es puro manual de supervivencia. ¿El mejor film de zombies de las últimas décadas? Probablemente. Y llegó de Corea del Sur para ponernos del revés. Con una trama simple, aunque efectiva, rodada en su mayor parte de metraje dentro de un tren de pasajeros y un guión que combinaba tres géneros: Terror, acción y drama con una precisión de reloj suizo. Aquí sí que no hay ni un ápice de comedia, ni siquiera de humor negro.

El director San Ho-Yeon, responsable también de su secuela más actual y menos acertada, Train to Busan 2: Península, dominaba como nadie la tensión en un solo escenario y con, esencialmente cinco protagonistas principales: Un padre, analista de bolsa y su hija pequeña, un hombre y su mujer embarazada y un joven estudiante, la acción estaba servida.

La historia es tan sencilla, que se puede seguir casi con los ojos cerrados, aunque el in crescendo dramático es bastante inesperado y muy efectivo. Los 10 minutos finales son de caer la lágrima, yo pienso que a cualquier espectador con mínima sensibilidad y empatía por las desventuras de sus esforzados y supervivientes protagonistas le puede tocar. Incluso la segunda vez que la he revisado no pude evitar emocionarme.

En definitiva, una de las mejores películas del subgénero de zombies e infectados para ésta que os escribe estas líneas y que, sin duda, aprovecha para recomendarla, si no la conocéis, o darle un revisionado de nuevo. Una auténtica joya surcoreana.

Para los que os atreváis con la secuela Train to Busan: Peninsula pienso que hay que dejar de lado su antecesora para disfrutarla sin prejuicios, porque, a pesar de un CGI dudoso hay unas protagonistas femeninas que molan y «parten la pana» como nadie en esta película -la madre y sus dos hijas-, únicos personajes con los que empatizar un poco, además-. Estamos ante el film que contiene algunas secuencias de acción para dejarse llevar sin frenos y a toda máquina, pues es lo más parecido a la saga Mad Max, combinado con no- muertos que haya parido madre.

AMANECER DE LOS MUERTOS (POR JOSÉ ISAAC PELLICER)

 

Amanecer de los muertos (2004) es un ejemplo de cómo un remake puede superar al original  con creces en este caso. El debut en la dirección (en película, quitando videoclips y algún  documental musical) de Zack Snyder antes de que su ego se hinchara cuál globo aerostático se  basó en remodelar y actualizar la película del mismo nombre (en España conocida como Zombie) de George A. Romero, la primera secuela oficial de La noche de los muertos  vivientes en color donde un grupo de supervivientes del apocalipsis zombie se refugian en un  centro comercial e intentan sobrevivir como pueden.

En este caso, desde los créditos iniciales  con un montaje fenomenal y música de Johnny Cash (muy el estilo que acabaría perfeccionando  con esos créditos iniciales de Watchmen con música de Dylan años después) pasando por un  casting notable con Sarah Polley y un genial Ving Rhames hasta llegar a otros créditos finales  estremecedores e impactantes, tenemos una película de terror zombie pura y dura,  donde no hay  sitio para bromas ni chascarrillos ni esperar mucho final feliz a una situación que es imposible de  escapar. Escenas impactantes como su introducción, su ya mencionado final o determinados  momentos entre los huéspedes del centro comercial (por ejemplo el desenlace de la muchacha  embarazada) alternan con momentos de algo más de calma que lo que provocan precisamente  es una falsa sensación de paz tanto en el espectador como en los propios personajes,  anticipando lo que va a ocurrir a continuación en un in crescendo dramático. Todo esto hace de  ella una película muy disfrutable, sin tregua y altamente recomendable para los fans del género.

Continuará…

Edición: Sonia Barroso.-

One thought on “DÍA DEL ORGULLO ZOMBIE: ¿ADIÓS APOCALIPSIS?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *