DESTINOS MARCADOS POR LA VIOLENCIA

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Toro-7_reference

El thriller andaluz parece que está de moda, sobre todo desde el éxito de La Isla Mínima, de Alberto Rodríguez. En esta ocasión es Kike Maíllo, director de Eva, quien abrirá con Toro el Festival de Málaga, que sitúa la acción de su última película entre Torremolinos y Almería.

Toro (Mario Casas) es un chico que trabaja junto a sus dos hermanos haciendo “encargos” y ocupándose de la parte más sucia de los negocios para Romano, un todopoderso empresario hotelero pero, tras una funesta noche que ha de ser la última en el negocio, le apresa la policía y le caen unos años en la cárcel. Con el tercer grado concedido trabaja de chófer mientras que tiene una novia profesora a la que adora (Ingrid García Johnssson). Un día, López, su hermano mayor, le viene a buscar tras 5 años pues tiene una gran deuda que pagar al jefe y a su hija secuestrada. A partir de ahí empezará una huída sin cuartel, llena de peligros, robos, que desembocará en una espiral de violencia sin retorno.

Toro calbalga por distintos géneros e influencias: Desde el neo-noir ultraviolento y estéticamente estilizado de Nicolas Winding-Refn -hay bastante deuda de Drive y de Sólo Dios perdona en esta cinta-, al cine de acción coreano, pasando por la road-movie o el drama familiar, con ese José Sacristán como un todopoderoso El Padrino de la Costa del Sol. Mario Casas resulta solvente como héroe de acción violenta, mientras que Luís Tosar está creíble en el papel de hermano “busca-problemas” irresponsable y José Sacristán es un buen Padrino (sin ser Marlon Brando, claro está).

El destino inevitable, el peso de la familia, la traición, la reigión, la redención y la violencia siempre presente tejen una cinta algo irregular, con imágenes y secuencias de gran impacto visual, que consiguen mantener el ritmo y el interés de los espectadores desde unos espectaculares créditos iniciales, herederos de la saga Bond y True Detective. Hay giros de guión y momentos para la sorpresa y el shock. Quizás funciona más como thriller de acción que cuando intenta indagar un poco en la psicología de los personajes. Es un thriller más efectivo y efectista que redondo, que seguro que no os deja indiferentes, para bien o para mal.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *