Menú
CUENTO RANCIO CON ENVOLTORIO ESPECTACULAR
abril 8, 2016 Articulos

blancanieves

Las crónicas de Blancanieves: El Cazador y la Reina del Hielo es un título tan largo como larga es la lista de modas a la que han buscado apuntarse con ella: Tenemos un poco -mucho- de Frozen, un intento de fantasía adulta como Juego de Tronos, elementos de El Señor de los Anillos, búsqueda un una saga de películas con universo propio como Marvel, protagonista masculino de película Marvel, jóvenes ‘especiales’ que enfrentan duras pruebas en una realidad distópica y donde al final lo que importa es el amor, estilo Juegos del Hambre. Todo en una sola película. Épico, ¿verdad? Lo cierto es que no.

Por desgracia para el arte del cine y para nosotros los espectadores, la industria sigue confiando en la generalmente eficaz ecuación de millones sumados a millones, igual a muchos más millones. Tirando de talonario han reunido a un casting espectacular: Charlize Theron repite como la reina Ravenna (Blancanieves y la leyenda del cazador, 2012), Emily Blunt es su hermana Freya, reina del título, y Jessica Chastain es Sara, la guerrera. Tres mujeres con talento y carácter indiscutibles que el guión no duda en desaprovechar en cada faceta que le es posible con una historia ridícula donde las mujeres, incluso si son hechiceras con poderes que desafían la razón, tienen dos opciones en la vida: Encontrar a una hombre que les quiera o, si eso falla, volverse locas por el trauma y dedicarse a otras cuestiones, como gobernar con maldad un reino.

La premisa, que parece una broma, no lo es. El amor, siempre heterosexual, es el primer y único objetivo en la vida de una chica, sólo si encuentran a su hombre serán realmente felices, en el matrimonio y la maternidad. Por supuesto, las mujeres son guerreras, son reinas, son poderosas, pero sólo si nadie las quiere, sólo después de fracasar en la vida. Ésta es la fantasía clásica mal entendida, la moraleja sobre el amor tan repetida y anticuada ya. Para colmo, se despliega a través de unos diálogos totalmente artificiales, recitados de forma mecánica y cansina por actrices que tienen cosas mejores que hacer y lo saben. Ah, y por Chris Hemsworth, que parece estar haciendo una versión relajada de su Thor, al que tanto debe, y que ni por un momento se toma en serio o esfuerza en levantar un personaje que existe para hacer caja.

Un cartel atractivo y la promesa de romance entre gente guapa en fantásticos escenarios con sus obligadas escenas pelea aquí y allá culminando en una -muy sosa en este caso- batalla final atraerán un público suficiente como para garantizar otra secuela. Por el bien de las mujeres, el cine y todos nosotros, espero que no.

JAVIER DEL JUNCO.-

"2" Comments
  1. Bueno, bueno, bueno, menuda crónica. A mí estas pelícuals no me mueven nada. Si acaso, para ponerlas a la hora de la siesta, llamadme rara. Busca un púiblico juvenil y de ahí esa falta de esfuerzo que comentas, sin más pretensiones.
    UN abrazo!!

    • A mí tampoco no me gustan mucho porque veo ya en el tráiler lo que hay y no me motiva en exceso. Mejor en la tele cuando la hagan, pero no me corre prisa verla tampoco porque el mensaje que dan es muy machista y rancio. Besitos!

Deja un comentario
*