TERRORMOLINS: ENTRE THRILLERS Y TERROR ANDA EL JUEGO

En el menú de hoy tenemos mucho thriller y mucho terror, con personajes atormentados o extravagantes en 5 propuestas para todos los paladares. ¿Nos acompañáis?

A NIGHTMARE WAKES

¿Recordáis que hace tres años se estrenó Mary Shelley, de Haifaa Al-Mansour, con Elle Fanning como protagonista, interpretando a la atormentada autora de Frankenstein? Pues ahora esta A Nightmare wakes parte de los mismos personajes y del germen del proceso de creación literaria de aquella para ofrecer una mirada con otra perspectiva, aunque igual de feminista, no en vano, vuelve a ser otra directora la que está al frente de esta película, en este caso de Nora Unkel.

Con un reparto de actores desconocidos, en el que sobresale la nueva Mary Shelley, encarnada por Alix Wilton Regan, la película coquetea más con la atmósfera de terror y de angustia vital de la escritora en su tormentosa relación con el poeta romántico Percy Shelley. El terror del sexo, la turbación de la creación y los fantasmas del amor se ponen de manifiesto con una estética muy cuidada en tonos fríos y azulados para mostrar el atribulado mundo interior de la autora de Frankenstein.

Los sueños de la razón producen monstruos y los del amor y el proceso literario, todavía más. Un film poético y hermoso a la hora de ahondar en la desoladora sensación de desamor y de soledad de Mary. A mí, personalmente, me gustaría que estos films lograran que el público trascendiera más allá de su figura y se interesara por leer su Frankenstein, pues es una de las cumbres de la literatura de terror. Nota: 4/5. SB.

 A BEAST IN LOVE

¿Sois amantes de las películas asiáticas muy bestias y extravagantes? Si vuestra respuesta es afirmativa, quizás me atreva a recomendaros A beast in love, de Kôji Shiraishi, una película nipona inclasificable. Partiendo de los diálogos imposibles que podrían recordarnos a los de Quentin Tarantino y de las explosiones de violencia propias de los films más locos de Takashi Miike, este cóctel tan bizarro entre thriller y película de terror, aderezado con notas de romances tan inesperados como extraños, conseguirá hacer sólo las delicias de aquellos que tengan la mente abierta a experiencias poco comunes.

Si bien es cierto que es muy complicada de recomendar a alguien, debido a la extrañeza que encierran sus personajes -imposible no sonreír o reírse abiertamente ante el del «travesti maricón»-, os aseguro que si entráis en ella tenéis asegurados 90 minutos de divertimento sin complejos.

Por lo tanto, estamos ante una propuesta delirante, que se cuece a fuego lento hasta que el cóctel molotov acaba explotando. Así pues, si sois fans de las películas extremas y estáis dispuestos a dejaros llevar por un film imprevisible, en el que no sabes qué va a suceder ni cómo van a reaccionar sus personajes, ésta es vuestra película. Nota: 3/5. S.B.

EMBRYO 

¿Buscáis cintas complicadas e inclasificables? La chilena es una de ellas y parte de una premisa tan bizarra como interesante: Unos aliens abducen a una chica y le inoculan un huevo suyo, lo que produce en la chica una hambre incontrolable por la sangre humana. A partir de aquí la idea no se desarrolla, o al menos, como uno podría imaginar. La historia de la joven y su novio acaba difuminada por una sucesión de cortes con “found-footage” varios narrando distintos sucesos inquietantes de la zona de dichas abducciones.

Más parece como si para rellenar huecos decidieran intercalar varias historias y dejar la principal como unos meros interludios entre cinta y cinta. Da la sensación de que no tuvieran un guión perfilado y que se limitaran a hacer una colección de historias cortas o leyendas locales con un hilo que, al final, acaba siendo más forzado que otra cosa, con personajes que aparecen y desaparecen tan o más caprichosamente que en Midsommar, de Ari Aster, qué ya es decir, con el único motivo de ser los nexos de conexión entre las historias y dar la sensación de conjunción. Sensación que, a mí personalmente, no me ha llegado.
Nota: 2/5. JIP.

CUIDADO CON LO QUE DESEAS

Este film mexicano con tan poca garra que lo mejor que puede desprenderse de él es que es entretenido. Una niña pequeña con necesidad de atención recibe por su cumpleaños un muñeco arlequín que por las noches le habla y,a través de su teatro de marionetas, le desvela las
intenciones y secretos ocultos de sus padres y su tío. Sin ser una película de terror propiamente
dicha, ofrece un juego del gato y el ratón entre los adultos con la pequeña como espectadora y, en
ocasiones, voz de la razón, que resulta estar bien construido manteniendo en vilo al público que se queda ahí pensando a ver qué es lo que va a suceder.

No esperéis un gran thriller ni giros sorpresa en el último minuto -se ve venir el final bastante claramente, encima hay «re-final»-. Aunque la última pelea es tan hiperviolenta que sólo ella justifica su inlcusión en Terrormolins. En mi opinión, hubiera estado bien aprovechar
más la carismática belleza de la protagonista, Fernanda Castillo, para tejer un thriller “sexy”, al más puro estilo de los de los años 90, y darle más alto voltaje erótico, aún a riesgo de restar protagonismo a la pequeña Valery Sais, narradora de la cinta.

En conclusión, un film con ínfulas de telefilm subidito de tono y, aunque se sabe que no es satisfactorio al 100%, como mínimo sirve para un entretenimiento vespertino.
Nota: 3/5. JIP.

STOKER HILLS 

¿En serio que vamos a ver otro “found-footage” más? Pero si creo que esta fórmula está más que agotada y que…¡esta edición de TerrorMolins está plagada de ellos! Al menos, en este caso el “found-footage” acaba siendo una excusa, un “macguffin” dónde sólo es una parte del puzzle y no la mayor parte, afortunadamente.

Por lo demás, Stoker Hills es un sucedáneo de retazos de Saw y de Seven -diría sobre todo que el director les ha echado un vistazo y ha tomado unas cuántas ideas-. Y ojito, que nadie se venga arriba porque haya mencionado esas dos grandes películas, cada una en su estilo. En esta ocasión, unos estudiantes de cine graban un corto y acaban envueltos en un secuestro por un hombre encapuchado que se dedica a torturar y mutilar a sus víctimas. Paralelamente, -y no siempre en la misma línea temporal de lo anterior- dos detectives se dedican a investigar lo ocurrido al encontrar la grabación de los chicos abandonada en un edificio y deciden retomar los pasos seguidos para encontrarles. Al final, las dos subtramas se cruzan y acaban en la consabida lucha final y revelación del villano.

Lástima que los actores sean tan poco carismáticos porque hubieran elevado el interés y podría haber sido una película notable. La última escena me parece tan forzada, abrupta y precipitada que, seguramente con 5 minutos más podría haber resultado un guiño simpático. A mí casi me parece que quisieran aprovechar lo que les quedaba de rollo para poner algo sin más. ¿Sabéis que me recuerda a aquel chiste de la  esquela donde al final escribía un “Vendo Opel Corsa”?. En definitiva, una película que, con una buena idea y algo más de garra, sería destacable.
Nota 3/5. JIP.

JOSÉ ISAAC PELLICER/SONIA BARROSO.-

Edición: SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *