CON PREJUCIOS

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

prejuicio

Hay dos cosas de las que no parecemos cansarnos hoy en día: La primera es por supuesto el universo superheroico que inunda las salas y televisiones. Por detrás, muy de cerca, los zombies. Y es que gracias a videojuegos como Resident Evil, películas como 28 días después o series como Walking Dead, la formula que a priori parece un chiste de coger un tema cualquiera y añadir muertos vivientes a la ecuación para atraer público es una realidad seria y palpable. En eso estaba pensando Seth Grahame-Smith cuando escribió su novela Orgullo Prejuicio Zombies . En eso pensaban los ejecutivos que dieron carta blanca a su adaptación para la gran pantalla.

ORGULLO Y PUTREFACCIÓN

¿Cómo se mezcla el drama romántico de época y muy británico escrito por Jane Austen en 1813 con un festival de sangre y carne putrefacta? Difícil, sin caer en el mayor de los ridículos o escupir en el material original. Nos ponemos en contexto: la película muestra una Inglaterra al borde de la ruina por culpa de una guerra que dura ya demasiado contra una plaga imparable, pues cada soldado que cae se une al bando del enemigo, los no muertos. En medio de la catástrofe, Elizabeth Bennet y sus hermanas viven con dos preocupaciones permanentes: entrenarse en el arte de la guerra para seguir con vida y encontrar marido.

El enfoque elegido para combinar ambas cosas es muy acertado, colocando a los zombies en segundo plano, dejando claro desde el principio que son una parte natural de este universo que no interrumpe la vida cotidiana sino que forma parte de la misma. La flema británica es de gran ayuda a la hora de mantener la serenidad al tratar cuestiones como la caída de una nación ante hordas de come-cerebros. El futuro casamiento de una hija con un rico heredero es algo mucho más excitante.

Lo anteriormente dicho permite que la esencia de Orgullo y Prejuicio se mantenga de alguna forma, pues se trata de un romance con malentendidos donde triunfa el amor, pero trae consigo una carencia importante de violencia, vísceras, sangre y en general orgías de destrucción que satisfagan a esa sección del público que acude a la película por la última palabra de su título. Mención especial al momento en que una cabeza estalla literalmente tras un disparo sin mostrar una mísera gota de sangre.

DE DOWTOWN ABBEY A JUEGO DE TRONOS

En el papel protagonista de Elizabeth tenemos a Lily James, actriz británica conocida por otros dramas de época como la adaptación de Guerra y Paz de la BBC o Downton Abbey. Le da la réplica Sam Riley (Control, 2007) como Mr. Darcy, el joven y rico coronel en una lucha incansable contra los muertos vivientes que infectan la sociedad. Ambos forman la pareja en pantalla que da nombre a la obra, personificando el prejuicio ella y el orgullo él. El cartel se completa con dos rostros muy conocidos gracias a la serie de la HBO, Juego de Tronos: el siempre imponente y señorial Charles Dance como Mr. Bennet, y Lena Headey en en papel de Lady Catherine de Bourgh, personaje bad-ass y fan-service, aunque su tiempo en pantalla apenas sea testimonial. Por último, Jack Huston, casi irreconocible para los que le recordamos por su papel de veterano y asesino en Boardwalk Empire.
El casting en su conjunto cumple sobradamente con las exigencias de un guión que no está elaborado para el lucimiento interpretativo, aportando solvencia y aumentando el nivel de la producción.

CONCLUSIÓN

Entre en la sala lleno de prejuicios ante la perspectiva de una excusa cutre y descerebrada para explotar una moda que muestra desde hace tiempo signos de agotamiento, pero encontré una película entretenida que, muy importante, respeta sus orígenes y respeta a su público. Renunciando a mi orgullo, os recomiendo verla.

3 thoughts on “CON PREJUCIOS

    • Aquí nos hemos puesto dos de acuerdo y creemos que no es mala,que se deja ver bastante bien, aunque es cierto que la parte fantástica está bien integrada en la trama romántica y de época,no es sangrienta, incluso se podría decir que es para todos los públicos.

Responder a Bebé a Mordor Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *