CINTAS DESCOMPENSADAS

Cumplido el ecuador del certamen, si a mí me tuvieran que decir cuál es la palabra que tuviera que definir este Zinemaldia, la palabra sería…descompensado. Tanto por la distribución en la programación de las películas como por las cintas en sí; que navegan entre partes muy buenas y otras no tanto, dejándolas mas cercas de la tierra de nadie que la excelencia. Hoy sin ir más lejos siguen las cintas suaves que contrastan con la oscuridad y densidad de los primeros días. Además, hoy ha sido el día del cine latino en sección oficial y el día más flojo de lo que llevamos de festival con mucha diferencia.

La Voz en Off es una dramedia familiar que va de menos a más con algunos hallazgos cómicos, pero con un conjunto bastante intrascendente y olvidable. El film cuenta la historia de Sofía, una mujer vegetariana de 35 años que busca tener una vida tranquila tras su reciente separación pero su familia no se lo pondrá fácil; sobre todo sus padres que deciden separarse después de casi cuatro lustros de matrimonio. Lo más destacable quizá sea el hijo de la protagonista que rivalizaría muy seriamente con Luke Dunphy en lo referente a la estulticia. Respecto a Sofía, me resulta imposible enfatizar con un personaje que defiende una filosofía que difícilmente comparto de la forma en que se manifiesta en esta cinta chilena. Así pues, un inicio bastante descafeinado para un servidor.

Mejor ha sido sobre todo gracias a un final extraño dentro de su convencionalidad, Love Is Strange en la sección de Perlas. Una cinta de Ira Sach que aborda de forma ligera también en dramedia, la historia de una pareja de homosexuales en la última y atípica etapa de su vida. El realizador emplea un tono amable, con un exceso de banda sonora, y da la impresión que desaprovecha el material que tiene entre manos sobre todo a su elenco protagonista: Marisa Tomei, John Ligthhow y Alfred Molina. Sin embargo, huye tanto del efectismo y trata de forma tan familiar cuestiones tan interesantes de acercar al mainstream que, sin duda, se merece una oportunidad. Además, el final apunta a que quizá sea la cinta mas de lo que parece y eso es todo un logro.

Por cierto… ¿Nadie me pregunta quién gana la sección de Perlas? Pues las dos más votadas son el documental La Sal de la Tierra y la cinta de Diego Luna, César Chávez. La primera es un documental sobre el fotógrafo portugués Sebastián Salgado donde Wim Wenders confía en la fuerza de las imágenes en blanco y negro de Salgado para urdir una reflexión sobre la raza humana; poniendo énfasis en las zonas mas pobres del planeta. Las imágenes y el discurso son poderosas ,sin duda, pero me da la impresión de estar viendo un reportaje de Unicef de casi 2 horas, que tampoco permanecerá en mi memoria mucho tiempo como cinta. La segunda Perla mas votada se trata de una cinta tan entretenida como plana y superficial donde lo mejor es John Malkovich a pesar del poco material que tiene el actor para dejar huella. La verdad es que el actor de “ Las amistades peligrosas” bien podría venir con cintas con más lustre en este certamen, la verdad, pero aún así si el barco se hunde no es precisamente por su performance. Él sí que realiza un buen trabajo actoral cosa que no puede decirse del protagonista de César Chávez, un anodino Michael Peña que encarna al protagonista de ese personaje histórico: Un líder campesino activista en favor de los derechos civiles para campesinos estadounidenses.

Y seguimos con otra cinta de habla latina. La de Sección Oficial…Aire Libre. El “argumento” del film es el siguiente: El matrimonio de Lucía y Manuel tiene un hijo. Pero a ambos les cuesta encontrar deseos en común. Sólo creen compartir un sueño: La construcción de una casa con jardín fuera de la ciudad. Y esta es el planteamiento de Aire Libre con la primera cinta de Leonardo Sbaraglia en el festival (la siguiente será Relatos Salvajes el jueves). Esperando la casa de sus sueños nace este propuesta. Mientras, asistimos a una cinta que se ha ganado abucheos al finalizar la proyección. Particularmente, solo me ha proporcionado aburrimiento, algo bastante compartido por la crítica asistente al pase de prensa. En fin, que esperemos que mañana sea mejor. Muy difícil no será…

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *