BRAD PITT: EL SEX-SYMBOL QUE MÁS BRILLA

Resumir la carrera de uno de los iconos más reconocibles y admirados del nuevo Hollywood contemporáneo es harto complicado. Brad Pitt ha conseguido ser más que la cara y cuerpo bonito de sus inicios como actor, en recordadísimas y breves intervenciones como la de Thelma y Louise, de Ridley Scott, para convertirse en un intérprete y productor de primera línea que da prestigio a cualquier proyecto que protagonice o produzca. Así que, si me permitís, voy a hacer mi particular y discutible Top 10 entre los 81 papeles -tanto en cine comercial como en propuestas más arriesgadas y de autor- que han marcado la carrera de este sex-symbol convertido en estrella.

10. El río de la vida: Dirigida por Robert Redford esta película me trasporta directamente a mi infancia, a esos veranos en los que aprendíamos a la vez que disfrutábamos. Dos hermanos y un padre, la pesca y muchísimas reflexiones entorno a la familia y a la existencia en unos parajes súper bucólicos. Una película poética y existencial a partes iguales, humana y tierna que guarda un lugar en mi memoria y en mi corazón.

9. Kalifornia, de Dominic Sena: Hiperviolenta y apasionada, fascinante y amoral, la historia de dos crueles asesinos enamorados, interpretados por Pitt y Juliette Lewis, una especie de Bonnie & Clyde pasados de rosca que atormentan a un joven periodista (David Duchovny) y a su esposa suposo el giro de Pitt hacia papeles mucho más oscuros y adultos, lejos de la imagen de seductor y de galán.

8. Entrevista con el vampiro, de Neil Jordan: Aquí si que fue la inmersión de Pitt en la oscuridad total, en el mundo sangriento de la escritora Anne Rice. Acompañado de un reparto de campanillas: Tom Cruise, Antonio Banderas, Christian Slater y Kristen Dunst, Pitt nos seducía y horrorizaba a partes iguales. Quizás no recordemos el argumento, aunque algunas de las secuencias de este film no nos las vamos a quitar en la vida de nuestra cabeza.

7. Seven, de David Fincher: Su camaradería con Morgan Freeman en su caza y captura al psycho-killer más abominable, el de los «7 pecados capitales, con 7 terribles maneras de morir», un Kevin Spacey absolutamente depravado y una malograda Gwyneth Paltrow que interpretaba a la mujer de Pitt en este thriller. Sus imágenes escalofriantes perdurarán en el lado más tenebroso de nuestras mentes.

6. Doce Monos, de Terry Gilliam: El descenso a los abismos de la locura del personaje de Pitt es directamente proporcional con el nivel de fealdad y de demencia del proyecto de Gilliam en una película tan extraña como irregular en el que se recuerda tanto por la «ida de olla» de Brad (que le valió su primera nominación al Oscar) como por su cara a cara con Bruce Willis.

5. El curioso caso de Benjamin Button, de David Fincher: Tremenda la historia de este Button que nace como un viejo arrugado y decrépito y muere como un bebé hermoso y adorable, como desgarradora y doliente es la historia de amor imposible con el personaje interpretado por Cate Blanchett, una película tan hermosa como perturbadora.

4. Malditos bastardos, de Quentin Tarantino: La reinterpretación del nazismo y la vuelta de tuerca a la historia en una trama delirante llena de sangre y venganza, made in Tarantino y Pitt, realizando una composición más que hilarante a la par que cínica y violenta del teniente Aldo Rein.

3. Érase una vez en Hollywood: Su segunda colaboración con el director de Knoxville, esta vez dando vida a Cliff Boothe, especialista y doble de Rick Dalton (Leo DiCaprio) en esta recreación del Hollywood de los 60´s llena de nostalgia, hippismo y cinefilia y que le puede dar el Oscar a Brad Pitt, de hecho parte como favorito y parece que ninguno de los candidatos es rival suficiente para hacerle sombra.

2. El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, de Andrew Dominik: Uno de los westerns más extraños, poéticos e íntimos que servidora ha visto. Por ese cara a cara entre Pitt y Casey Affleck y por esa historia de amistad que se torna en algo mucho más corrupto y vil merece un lugar de honor entre los proyectos más arriesgados y personales de Brad.

1.Mátalos suavemente, de Andrew Dominik: Por esa radiografía de la América desesperanzada que no deja de ser el equivalente a la decadencia de occidente, por esos personajes al borde del abismo, con más vicios que virtudes, por esos tonos de comedia negra, de thriller, de drama y de crítica social y política, este film es uno de los más interesantes y reivindicables de Pitt.

Por último, os pido vuestra participación: ¿Cuáles serían vuestras películas más recordadas?

SONIA BARROSO.-

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *