BENICIO CORLEONE

(No Ratings Yet)
Loading...

Cuando Kevin MacDonald realizó El último rey de Escocia, utilizó la historia ficticia de un médico que se hizo “amigo” del dictador Idi Amin para contarlos la figura de este sanguinario personaje. Andrea Di Stefano utiliza la misma estrategia para hacer la de Escobar. Sin embargo, los resultados son más discretos que los del film que le dio la estatuilla a Forest Whitaker.

Escobar: Paradise Lost tiene algunos problemas que creo que rebajan el nivel que iba tener la propuesta. Primero, porque tal y como ocurría en el referente anterior, el chico joven es el protagonista y no la figura de culto. Y considero que Josh Hutcherson es un actor bastante más limitado por el momento, considerablemente inferior al que James Macvoy en su momento. El segundo, es que el film empieza con una ingenua historia de amor, tan llena de clichés tanto formales como de guión que parecen sacadas de una publicidad de una agencia de viajes. Y tercero, porque su análisis general es mucho menos matizado y superficial de lo que en un principio uno querría. El film recuerdo demasiado a otras influencias y su desarrollo previsible durante buena parte del film tampoco lo ayuda.

¿Y qué decir de Benicio del Toro? Es lo mejor de la propuesta junto a su esbirro interpretado por Carlos Bardem. Es cuando el film les da cancha que el film sube. En el caso del puertorriqueño que interpreta al personaje central se trata de una mezcla de Vito Corleone y activista social con doble moral familio-religiosa de una pieza. Metáforas tan elementales como la que usa su personaje para auto justificarse que parecen muy inocentes.

Justamente ese acercamiento que mezcla géneros mainstream de forma naif acaba siendo justamente el gran aliciente de la película, junto con los actores anteriormente mencionados (y el “duende” de Claudia Triasac, claro).

Y además, es en su segunda mitad donde Escobar abraza el thriller de acción donde se vuelve más entretenida y las palomitas sabrán mejor. Pero bueno, lo que si les puedo decir es que Escobar es un aceptable entretenimiento ideal para fans del Peeta de los Juegos del Hambre y el actor latino mÁs oscarizado de la historia. Y también, en el fondo, el eco de una tragedia real que espero que gracias a sus formas amenas mainstream, haga recordar a los espectadores que hechos como los acontecidos en Colombia no pueden volver a suceder.

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *