¡AVE COEN!

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

AVEC

Que ¡Ave César! no es uno de los títulos mayores de los hermanos Coen ya lo sabíamos de antemano. No es Muerte entre las flores, ni Barton Fink, ni Valor de Ley, ni No es país para viejos, tampoco es Inside Lewyn Davis. Para mí está mucho mejor que sus comedias idiotas, tipo El gran Lebowsky, Oh Brother! y Quemar después de leer. Con ésta me he divertido, he pasado 1 hora 50 minutos de cine llenos de homenajes cinéfilos al Hollywood clásico. Y sí, es un divertimento, pero muy disfrutable, ¿hay algo malo en ello?

En la trama se entremezclan Eddie Mannix, el jefe de uno de los estudios más importantes del Hollywood Dorado con sus múltiples males de cabeza, entre los cuáles figuran una estrella capaz de levantar toda una ambiciosa producción que es secuestrada; una diva insoportable en apuros por sus devaneos amorosos; una joven y rutilante estrella obligada a cambiar de género; un existoso actor de musicales, que no es quien parece ser, una popular periodista de cotilleos y su hermana gemela y un hombre de negocios con una suculenta oferta bajo el brazo, etc.

Comunismo y capitalismo en la palestra de una historia, que es un homenaje a los géneros de cine, desde el western al drama más íntimo, pasando por el péplum bíblico, los musicales o las películas acuáticas como “Escuela de Sirenas”. Y cómo no, también es una sátira al Hollywood Dorado, como negocio de entretenimiento y fábrica de sueños, con puyas al comunismo, al capitalismo, a los trabajadores del cine, a los excesos de los actores, a la religión, etc. Aunque los Coen apuestan más por el homenaje nostálgico que por la mala uva.

Y si el Eddie Mannix de Josh Brolin parece sacado de L.A.Confidential; George Clooney resulta  el heredero de Chartlon Heston y Robert Taylor por sus películas y de Clark Gable y Errol Flynn por su comportamiento, Scarlett Johansson se nos antoja una combinación entre Ester Williams y Verónica Lake, Channing Tatum un trasunto de Frank Sinatra y Tony Curtis (¡menuda escena musical que se marca!). La gran sorpresa de la película es Alden Ehreirech, que forja al cowboy clásico-estrella rutilante con mucha gracia.

En papeles más pequeños pero no por ello menos jocosos, Ralph Fiennes como perfeccionista director de cine; Tilda Swinton, en el doble papel de periodista del corazón  e incluso Frances McDormand convierten ¡Ave César! en una impagable reunión de celebridades, quienes con su complicidad con los directores, saben exactamente que quieren hacer pasar un buen rato al personal y cómo hacerlo. En definitiva, un divertimento de los Coen, que no pasará a la historia, pero que nos hará revivir el cine del Hollywood clásico con nostalgia y una sonrisa de complicidad.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *