APUESTA MÁXIMA

(No Ratings Yet)
Loading...

Runner Runner es un término que se acuña en los juegos para indicar una apuesta máxima. En este caso es el título de la película de Brad Furman interpretada por un trío morboso: Justin Timberake. Ben Affleck y entre los dos, Gemma Arterton. A pesar de estos atractivos elementos, la cinta no pasa de ser un thriller bastante al uso. La trama es la siguiente: Richie (Timberlake), un joven estudiante, ansioso de dinero, decide jugar on-line al póker con lo poco de que dispone y cuando lo pierde, decide irse hasta Costa Rica a conocer al dueño de la casa de juego, un peligroso Ivan Block (Ben Affleck), del que se convertirá en su mano derecha, aunque para ello tenga que pagar un alto peaje.  

La película, que tiene elementos de muchas cintas vistas anteriormente, desde las intrigas La tapadera hasta el romance tipo Cocktail, desde los juegos y apuestas de Rounders al canallismo de la saga Ocean´s. No obstante, el film no aporta ningún punto de vista, ni original ni novedoso en este tipo de propuestas, que la haga sobresalir por encima de la media. 

Con una estética que se mueve entre CSI Miami o Las Vegas y las cintas de Michael Mann, la cinta poco tiene que ver con ninguna de ambas, pues le falta electricidad y alto voltaje, indispensables para enganchar al espectador en la butaca, ya que su atractivo tema central, es decir, el peligro de ciertas adicciones tecnológicas, como el juego on-line, creemos que podría haber dado para más.

De los actores, el que se lleva el gato al agua es Timberlake, quien ya destacó en La red social, Con derecho a roce y Gole de Efecto y que vuelve a componer un personaje simpático, aunque también tan inocente como “fulero”, para conseguir meterse en el bolsillo, de nuevo, a los espectadores. Justo lo contrario que le pasa a Ben Affleck, que no consigue convencer ni sentirse cómodo como villano de la función (aunque le queden de maravilla los trajes, al igual que a su compañero). Gemma Arterton se luce más físicamente que como actriz, una lástima, la verdad. 

Así pues, se trata de un entretenimiento videoclipero y fácil, que contentará más a los fans de Timberlake, que a los amantes de los thrillers morbosos con el juego como vicio principal. Le falta hondura y emoción. Sólo sirve para pasar un buen rato en el cine. Cómo veis, no nos acaba de convencer en la mayoría de aspectos. 

SONIA BARROSO.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *