Menú
ANNA: LA ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FRÍO
septiembre 1, 2019 Articulos

Anna es la nueva película del director especialista en cine de acción y entretenimiento, el francés Luc Besson. Siguiendo la estela de sus anteriores heroínas fuertes, sexys y armadas hasta las cejas, tales como Nikita y Lucy, Anna, una joven rusa huérfana a la que los hombres «utilizan» y que tiene que sobrevivir como sea hasta conseguir su ansiada libertad como mujer, trabajará en el mundo de la moda mientras se la rifan el KGB y la CIA, por lo que tendrá que trabajar de agente doble. Una trama adaptada a los tiempos actuales en los que la protagonista aboga por el empoderamiento femenino y lucha con uñas y dientes por su autonomía e independencia.

Su rocambolesco guión, con flash-backs y flash-forwards continuos en la trama, se puede seguir con interés, especialmente por el buen hacer de su protagonista, una letal, bella y expeditiva Sasha Luss, toda una revelación. A su lado destaca el festival de Helen Mirren, su jefa y mentora en la KGB y dos espías tan atractivos como expeditivos, con los que Anna iniciará un triángulo pasional, Luke Evans ( su reclutador en el KGB) y Cillian Murphy (que hace lo propio en la CIA).
Espectaculares secuencias de acción con mucho ritmo y bien coreografiadas, espionaje de altos vuelos, sexo y erotismo, y mucha adrenalina para uno de los títulos más trepidantes, entretenidos y estimulantes del año, que no deja un minuto de respiro al espectador. Anna contiene, además, guiños a algunos de sus anteriores films, como la citada Nikita, León: El profesional, e incluso a El quinto elemento. 
Así pues, Anna se convierte en un thriller eficaz con una trama de múltiples capas, a modo de matrioshka rusa, que atrapará a los amantes de las películas de espías como las de antes, aunque con un toque de sofisticación y modernidad, adaptada a la época en que vivimos. Una espía que surgió del frío, que se erige como una mujer fuerte y superviviente, que sólo necesita de su inteligencia, astucia y fuerza mental y física para salir adelante.
SONIA BARROSO.-
Deja un comentario
*