AMOR DOLIENTE Y PROHIBIDO

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Carol es el más potente drama romántico de la temporada y eso sin estar nominado al Oscar ni a mejor película ni director, aunque sí suma 6 nominaciones, entre ellas, mejor guión, banda sonora y para las dos interpretaciones femeninas.

La historia de amor en el Londres de los años 50 entre una dama distinguida, Carol Aird, madre de una niña, esposa insatisfecha, apresada por las conveciones sociales, y Therese Belivet, dependienta de unos grandes almacenes que aspira a convertirse en fotógrafa, es de las más hermosas y magnéticas que recuerdo en gran pantalla.

Culpa de ello es de Todd Haynes, su direcctor, que ha acercado afortunadamente su película, basada en una novela de Patricia Highsmith, a su Mildred Place y a dramas del Hollywood clásico, tales como Breve Encuentro, de David Lean, sin dar la espalda a dramas románticos contemporáneos. Hay mucho de Deseando amar, de Wong Kar-Wai (hay muchas imágenes que me la recuerdan e incluso algunas soluciones estéticas) y The Deep Blue Sea, de Terence Davis (otra historia de amor que desafiaba las conveciones de la época).

La delizadeza y el magnetismo que desprenden Cate Blanchett y Rooney Mara, sus miradas, sus suspiros, sus conversaciones confidentes y, por fin, su gran pasión, son una de las bazas de un relato amoroso por encima de las convenciones. Porque en Carol vemos, efectivamente, a dos mujeres amándose pero, por encima de ello, son dos seres humanos incompletos el uno sin el otro que se enamoran -de manera prohibida-, más allá de las consecuencias que pueda acarrearles esta relación.

Quizás para algunos sea lenta o lánguida, pero a mí me atrapó de principio a fin porque estamos ante uno de los relatos de amor prohibido más bellos que se han visto en el cine. No os la perdáis.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *