AMERICAN FICTION: DIANA AL ESTEREOTIPO

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Es muy irónico que una película con un mensaje tan crítico con el mainstream esté nominada a mejor película en los Oscar. Muchas de las ideas y reflexiones que realiza esta cinta me parecen de lo más atinadas para una época donde el espíritu crítico parece cada vez más en desuso en un mundo de clichés y mensajes huecos prefabricados. Y es irónico porque tal y como señala el film, a pesar de centrarse en el mundo editorial, es algo que los Oscar han hecho gala: la de vender una serie de tópicos y relatos reduccionistas y autocomplacientes que dan una imagen distorsionada de la experiencia humana.

Ese es el punto de partida de American Fiction. En ella, un novelista harto de que el establishment se beneficie del entretenimiento «negro» utiliza un seudónimo para escribir un libro que lo impulsa al corazón de la hipocresía y la locura que dice desdeñar. El problema es que ese libro se convierte en el bestseller del momento justo cuando se halla en un momento delicado para su disfuncional familia.

El film tiene dos vertientes. Una es la sátira que a diferencia de lo que podría apuntar en un inicio es más reflexiva que corrosiva aunque tiene momentos brillantes. La segunda, y que sobre todo ocupa la mayoría del film, -especialmente en su primera parte- es la evolución del background de nuestro protagonista, Monk, y su situación familiar. Y ese creo que es el principal problema del film. Creo que ese territorio equidistante con el que quiere jugar el film entre comedia y drama no lo acaba de dominar y se queda un poco en tierra de nadie. Eso mejora en su segunda hora gracias a las aportaciones de personajes como el de Sterling K Brown o los momentos más cómicos en lo que se crítica al mainstream. En ese apartado, hay que destacar por encima del resto, un final realmente notable que no merece ser revelado pero como espectador me ha dejado un muy buen sabor de boca por su pericia.

Sin embargo, en mi opinión, el film es más correcto e interesante que brillante en su conjunto y palidece ante otras propuestas nominadas a este año y que parten más como favoritas en la gala de premios. Tanto su narrativa y su dirección formal van esa línea, así con un conjunto de actores capitaneados por un Jeffrey Wright cuya contención se adecua a la buscada en su rol principal.

Terminaré esta reseña con una reflexión personal. En la crítica de la película he echado en falta indagar en un aspecto que la cinta no sé si de forma voluntaria no termina de rematar. ¿No será que en el fondo el libro del protagonista, hecho a posta como un conjunto de tópicos, es más honesto que su autor está dispuesto a reconocer? Una reflexión para un film que, aunque le cuesta arrancar, seguro que crea tertulia y eso es sano para una sociedad donde se necesita menos debate y más charla constructiva.

JOAN BOTER.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *