ADOLESCENCIA Y JUVENTUD LTGB

La adolescencia y la juventud es un momento crucial de descubrimientos del propio cuerpo y de empezar a definir la identidad sexual de cada uno. El cine por y para jóvenes ha sido un fiel reflejo de la realidad y un espejo en el que reflejar los propios miedos, inseguridades, placeres, alegrías…En este sentido, vamos a recomendaros un puñado de títulos de estos últimos años que tienen en común unos protagonistas que buscan, a través de su sexualidad, el descubrimiento de su propia identidad como personas. Una sexualidad  que nos remite a que la diversidad de afectos ha de ser tan visible como respetada, en pos de la normalidad.

 

Las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky: Aunque el protagonista es Charlie y es un chico heterosexual, el papel de su mejor amigo Patrick,  interpretado por Ezra Miller es tan poderoso y robaescenas que nos sirve para reivindicar el rol del chico gay en el cine, que ha de servir para mucho más que para encontrar el amor o descubrir el sexo, sino que aquí se convierte en el complemento ideal para una amistad entre dos chicos, con distinta orientación sexual, sin que haya interés amoroso de ningún tipo entre ellos. Un coming-of-age muy interesante y rico en matices. S.B.

 

La vida de Adèle, de Abdellatif Kechiche: Probablemente, en el Cannes mas comentado de los últimos años fue la edición con Steven Spielberg y Ang Lee como lideres del jurado, donde esta cinta ganó el premio gordo. Gran parte de ello contribuyó  a que La vida de Adèle se haya convertido en un auténtico icono fílmico LGTB por méritos propios que encandiló a la critica, el jurado y que estuvo “respaldada” por las manifestaciones a favor del matrimonio homosexual en Paris, telón de fondo durante dicha edición. Sin embargo, los méritos de la cinta de Abdellatif Kechiche son mucho mas que políticos o ideológicos. La vida de Adèle es una gran cinta que no se hace nada pesada a pesar de las casi 3 horas de metraje y es la crónica del descubrimiento del primer gran amor del personaje de Adele y el descubrimiento de su sexualidad. Además de eso, la película es la historia del primer amor y  su desamor que como buena narración romántica es aplicable a cualquiera. Perfecta para una sesión doble junto a CMBYN, aunque quizá sea menos complaciente que ésta última. Como tampoco lo fueron sus protagonistas Léa Séydoux como Adèle Exarchopoulos hablando sobre la dureza del rodaje tras finalizar la edición. J.B

 

 

120 pulsaciones por minuto, de Robin Campillo: En este caso, el film es mucho más adulto y reivindicativo, al tratar el tema del SIDA y de las consecuencias que acarrea en un grupo de activistas del ACT Up de París que realizan acciones de protesta y denuncia para lograr que las farmacéuticas comercialicen nuevos tratamientos efectivos contra el SIDA. Aunque también hay la parte de romance entre dos de los miembros de este grupo, Nathan (Arnaud Valois) y Sean (Nahuel Pérez Biscayart), dos chicos de veintitantos que no descubrirán su homosexualidad -pues ya cuentan con varias parejas sexuales previas a conocerse-, pero que sí descubrirán el amor, el dolor y el compromiso en una cinta tan dura como recomendable. M.G.

Call me by your name, de Luca Guadagnino: El primer amor de verano siempre se ha caracterizado por explicar love-stories típicas entre un chico y una chica, pero…¿qué pasaría si el interés amoroso entre dos chicos, en apariencia heteros y con mucho éxito entre las féminas locales, fuera otro? Esto es lo que ocurre en este film que nos habla del descubrimiento de la sexualidad de Elio (Timotheé Chalamet) un joven judío de 17 años que se enamora de Oliver, el atractivo pero esquivo becario de su padre (Armie Hammer), profesor de arte clásico durante un verano en los años 80 en el norte de Italia. Enamoramiento, flirteo, pasión y pérdida en uno de los films más alabados de la temporada, que incluso obtuvo un Oscar para su guionista, James Ivory. S.B.

 

Con amor, Simon, de Greg Berlati: Simon (Nick Robinson) es un chico normal y corriente que tiene un secreto, es gay, pero no se lo ha confesado a nadie. Descubrirá el amor a través de los correos electrónicos que se intercambia con un “misterioso” chico del instituto que también es homosexual como él. Film en clave de comedia romántica adolescente y destinada a un público mayoritario, que ha de servir para normalizar las “salidas del armario” de los más jóvenes. M.G. (Estreno 22 de junio).

 

Alex Strangelove, de Craig Johnson: Alex es un joven de 17 años que está muy feliz con su primera novia aunque ambos aun no han mantenido relaciones. Debido a la importancia del momento, fijan una fecha clave para su primer encuentro amoroso pero durante el camino nuestro protagonista tendrá dudas sobre su sexualidad. Es la respuesta de Netflix a esta semana LGTB, una comedia dramática teen ligera, optimista y hasta con mensaje pero sin caer en el maniqueísmo más postizo. A destacar en su reparto el trío principal, con Antonio Marzale, Madeliene Wenstein y Daniel Doheny como el protagonista. J.B.

 

Closet Monster, de Stephen Dunn: Recorremos la niñez, la adolescencia y el paso a la edad adulta de Oscar, un chico que vive con su padre, pues su madre los abandonó de niño, y cuya mejor amiga es una hámster llamada Buffy. Oscar tiene muchos sueños ( como por ejemplo, estudiar maquillaje en New York) y, en su periplo, descubrirá su propia identidad sexual al sentirse atraído por un guapo compañero de trabajo. Con ecos a Xavier Dolan (Dunn también es canadiense) e incluso coqueteando con el terror y el fantástico (con reminiscencias a David Cronenberg) este doloroso  y, en ocasiones, hipnótico drama coming-of-age posee algunas de las escenas más impactantes de la temporada. Pronto, la crítica en Facesonthebox. S.B.  (Estreno 29 de junio).

JOAN BOTER/SONIA BARROSO/MAR GALLARDO.-

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *