ZERO TO HERO SE CORONA EN EL FESTIVAL NITS

Del 20 al 25 de julio se ha celebrado el Festival Nits Orientals de Vic, un certamen que aúna proyecciones de cine asiático con manifestaciones culturales de la más diversa índole, tanto en los cines Atlántida como pases nocturnos al aire libre en la Bassa de los Hermanos con cena tradicional y espectáculo previo de cada país del cuál se proyecta film en cuestión. En total, se han podido ver 41 títulos de Hong Kong, Singapur, Taiwán, Corea del Sur, Japón, etc. En mi caso, sólo he podido disfrutar de 7 películas, que os explico a continuación.

Elisa’s Day: Este drama familiar hongkonés de Alan Fung es, en mi opinión, un poco tremendista. Cuenta la historia de una pareja y de su hija pequeña, que se ve truncada por la separación a causa del «trabajo» que se ve obligado a realizar el padre en Tailandia. Pasarán los años y la madre, abandonada y sola a su suerte y sin dinero ni protección emocional, se verá obligada a vender su cuerpo. Aunque gracias a un detective de policía las cosas podrían empezar a tomar un matiz diferente (o no). El peso de los lazos familiares versus los lazos que no son de sangre se pondrán de manifiesto de manera decisiva.

Shadows: Thriller psicológico de Glenn Chan sobre los fantasmas del pasado y de la culpa, las enfermedades mentales que obligan a actuar de un cierto modo…Mejor no revelar nada del argumento de una cinta que contiene algunas secuencias tensas e impactantes, toques de violencia extrema y contundente y un final que no sabes por dónde cogerlo, que dejara al espectador pensativo.

On Gaku: Our Sound: Puede formarse una banda de rock sin tener ni idea de tocar apelando al espíritu del rock? Esta película de animación de Kenji Iwaisawa cuenta con un sentido del humor muy peculiar, así como numerosos homenajes y guiños a música rock, que harán las delicias de los más melómanos. Y esta adaptación del manga de Hiroyuki Oshasi ha sido una refrescante sorpresa, muy recomendable.

Tokyo Dragon Chef: Es una simpática e hilarante propuesta en el que dos bandas de ex yakuzas retirados se enfrentarán para ver quién tiene el restaurante de ramen más exitoso del barrio. Youtubers y un villano teenager muy particular acabarán por desatar el delirio. El entretenimiento, salpicado de algunos extravagantes números musicales, está asegurado. Y si se ve sin haber comido también se despertará el apetito de los espectadores. Destacar que ver a su director, Yoshihiro Nihimura, que recibió el premio honorífico del festival de la mano del director del festival Nits, Quim Clusellas, tirando chuches de ramen a los asistentes a la proyección, no tuvo precio.

Butterflies: Una película de tan solo 45 minutos, rodada en Taiwán con un director catalán, Albert Ventura y un equipo de Cataluña al frente. Con toques de thriller político y distópico (el conflicto Taiwán-China explicado desde una perspectiva de ciencia ficción) y de drama romántico entre sus protagonistas aderezan una trama totalmente imprevisible. Además de ser una película de estimulantes sugerencias visuales -atención al guiño a Millenium Mambo-. Una de las películas más inesperadas, intrigantes y fascinantes que he podido ver esta edición.

Zero to Hero: Este drama de Jimmy Wan es el título que más me ha emocionado y llegado al corazón. Se trata de la historia real de un So Wa Wai, un chico que nace con parálisis cerebral y discapacidad auditiva, al que su madre le incentivará y motivará de tal modo que llegará a convertirse en atleta paralímpico de éxito, el primer hongkonés en ganar oro en unos juegos paralímpicos.

De todo el proceso, de las alegrías de las victorias y de los sinsabores de la vida, de la lucha, de los entrenos y de mucho más nos habla Zero to Hero…Aunque, sobre todo, me queda muy adentro la hermosa (y a la vez, dura) relación entre la madre, llena de valor y coraje, y su extraordinario hijo discapacitado. Para mí, más que un drama deportivo de superación personal, es una historia totalmente humana, de esas que te agarran y no te sueltan. No me extraña en absoluto que haya sido la ganadora para el jurado de esta edición.

Kamen Raider Zo y Kamen Raid J, de Keita Amemiya: Es la primera vez que se ve en pantalla grande la adaptación de el héroe más popular de los tokusatsu. Lo que llama la atención de esta aventura no son sólo las secuencias de acción con monstruos, sino la capacidad de transportar al espectador a la nostalgia por un cine que vivimos en nuestra infancia o adolescencia. Tiene guiños cinéfilos, es divertida e impactante y hará pasar un buen rato a pequeños y a mayores. Realmente muy curiosa, también para los neófitos como es mi caso.

Así pues, un certamen que se convierte cita obligada para los amantes del cine asiático, hecho con mucho amor y cinefilia.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *