96 ANIVERSARIO DE MARLON BRANDO: VIDA Y OBRA DE UNA LEYENDA

Hoy vamos a comentar la vida y obra de uno de los actores estadounidenses más míticos de la historia del cine, con una extraordinaria filmografía y que sirvió de ejemplo a futuras generaciones; Marlon Brando en el 96 aniversario de su nacimiento.

Marlon Brando nació en Omaha, Nebraska el 3 de abril de 1924. Padre de un productor de cine y madre de actriz de teatro, quién además fue una gran inspiración para su hijo. Le mandaron a una escuela militar donde fue expulsado y acabó de albañil.

Se consideraba un melómano, e incluso tocaba la batería en una orquesta, cosa que le provocó serios problemas con sus vecinos por ensayar en casa. Poseía una gran colección de tambores antiguos, que reproducían ritmos africanos y cubanos, cosa que repercutió en las redes de la época tildándolo de extravagante.

Su primera película fue Hombres (The Man) en 1950, dirigida por el gran Fred Zinnemann y contratado por el productor Stanley Kramer, a quien recordaba con aprecio puesto era un productor independiente que luchaba contra los gigantes magnates de Hollywood. Además, le tenía como un hombre inteligente, serio y honrado. La película fue un fiasco comercial, pero estuvo satisfecho con el trabajo realizado, incluso pasó un mes en un hospital militar para preparar su papel de veterano de guerra.

Brando aborrecía como Hollywood “compraba” a los actores y actrices como si fueran mercancía y las películas huecas para llenar sus bolsillos. A esos productores los veía como unos hipócritas por realizar ese tipo de películas y dárselas de artistas.

CON ELIA KAZAN

Al año siguiente con su segunda interpretación en la gran pantalla llegaría la película que le dio verdadera fama, Un tranvía llamado deseo (A streetcar named desire) de nada menos que Elia Kazan adaptación de la famosa y considerada obra maestra del teatro del dramaturgo Tennessee Williams y de la cuál Brando ya había interpretado. Experiencia que le valió para realizar una sensacional interpretación e inventando una confusa forma de hablar que creyó conveniente. Se convirtió en un gran éxito tanto para la taquilla como para la crítica, ganadora de 4 Oscars y su primera de sus ocho nominaciones a mejor actor.

En 1952 repetía con Elia Kazan en ¡Viva Zapata!, compartiendo reparto con la actriz Jean Peters y el actor Anthony Quinn, en la biografía de Emiliano Zapata, un famoso revolucionario mexicano que sublevó a todo el país contra el gobierno dictatorial del Presidente Porfirio Díaz. Kazan intenta mostrar cómo los líderes revolucionarios se corrompen en cuanto alcanzan el poder.

Y 1953 se presentaba también excelente, con papeles para grandes películas como Julio César, de Joseph L. Mankiewick y Salvaje (The wild one), de Laslo Benedek, ésta última causando sensación por todo el mundo en especial en Reino Unido donde fue censurada y calificada X en 1967. La marca británica de motocicletas que conducía Brando en la película criticó la mala imagen que daba de delincuencia aunque hoy en día forma parte de su propia imagen.

Y en 1954 obtiene su primer Oscar tras su cuarta nominación con la película La ley del silencio, de nuevo con Elia Kazan. Un drama judicial en la que el jefe de un sindicato portuario, utiliza métodos mafiosos para controlar y explotar a los estibadores de los muelles neoyorquinos. (Karl Malden), que trata de animarlo para que acuda a los tribunales y cuente todo lo que sabe. Una gran película e igual de grande la actuación de Marlon que se consagra en menos de un lustro como uno de los más grandes de su generación.

En 1957 se casa en secreto a los 33 años con la actriz hindú Anna Kashfi de 23 años, finalizando así su estatus de “soltero más interesante de Hollywood”. Tortuoso matrimonio que duraría sólo 2 años y un hijo. La actriz publicó sus memorias tituladas “Brando for breakfast” en 1980.

En 1960 se casa por vez segunda e igualmente en secreto con otra actriz, Movita Castaneda, con quien ya tuvo un fugaz romance durante el rodaje de ¡Viva Zapata!. Tuvieron tres hijos y su matrimonio terminaba a los dos años de comenzar.

SU PRIMERA PELÍCULA COMO DIRECTOR

Entre tanto, Actúa en varias películas interesantes. Pero un gran cambio se devenía en su carrera cuando decide protagonizar y dirigir su propia película; El rostro impenetrable (One-eyes Jack, 1961) un western experimental sobre traición, venganza y romance. Fracasando en taquilla pero ganando elogios entre la crítica y llevándose la Concha de oro en el festival de cine de San Sebastian. Pese a todo ello sería la primera y última película que dirija.

Otro dato curioso de esta película es que sufrió muchísimos cambios, partiendo de una adaptación de una novela que hacía referencia a Billy el Niño y cuyo primer guión era de nada menos que Sam Peckinpah, completo desconocido por entonces. Y la cinta iba a ser dirigida por el egocéntrico y narcisista Stanley Kubrick, pero se encontró de narices con alguien de su misma especie y además productor de la película,Marlon Brando.

En 1962 protagonizaba el remake de la oscarizada La tragedia de la Bounty, con Clark Gable, cuyo título cambiaría casi 30 años más tarde por el de Rebelión a bordo. Se trataba de una historia de aventuras marinas en pleno siglo XVIII, en el que un barco zarpaba con destino a Tahití. Allí entablaría relación con su compañera de rodaje Tarita Teriipa, se casaría con ella ese mismo año y tendría otros dos hijos (¡Ya van seis!). Esta relación fue más larga, duró diez años, pero no tan idílica como ambos esperaban al comenzarla. Tras la muerte de Brando, la taitiana publicó un libro biográfico titulado Brando, mi amor y mi tormento.

A los 40 años, Brando empezaba a engordar y, paralelamente, su campaña por los derechos civiles le resultaba tan importante o más que su propia carrera en el cine. Odiaba las injusticias sociales, el racismo y la corrupción política hasta tal punto que le tacharon de comunista. “Lucharé como un condenado contra la terrible injusticia y la estupidez de los hombres. Sólo a través de una lucha constante y del compromiso de todos se puede avanzar y llegar a la verdadera justicia social.”

LA JAURÍA HUMANA

En 1966 protagonizaría otra de películas más memorables de su filmografía La jauría humana (The chase). Un drama sureño en el que un hombre (Robert Redford) que se ha escapado de la cárcel vuelve a su pueblo, pero sus vecinos, gentes absolutamente degradadas, emprenden contra él una auténtica cacería como si se tratara de una diversión más. Sólo el sheriff (Marlon Brando), un hombre íntegro y cabal, tratará de evitar su linchamiento. Todo un imprescindible que saca a relucir todo lo que actor más odiaba y que probablemente motivará prontos cambios en su vida.

Mientras rodaba La condesa de Hong Kong de 1967, dirigida por Charles Chaplin, al cual le tenía un gran respeto como artista. Y co-protagonizada por Sofía Loren, a quien admiraba por su belleza. Aquella fue la última película de afamado cómico mundial y, en breve, Brando también anunciaría firmemente su retirada del cine para hacer frente los prejuicios raciales de la época. Además, realizó duras autocríticas respecto a sus 20 años de carrera actoral hasta la fecha.

Pero regresó a la gran pantalla eligiendo muy cuidadosamente sus papeles y su próximo éxito se vería en la cinta Italiana de Gilo Pontecorvo, Queimada, en 1969 del cual el actor quedó plenamente satisfecho. La película gira entorno a William Walker, un agente inglés, es enviado a Queimada, isla imaginaria del Caribe, para fomentar una revuelta contra los portugueses. Sin embargo, el objetivo de esta operación no es apoyar la independencia de los nativos, sino que Inglaterra sustituya a Portugal como potencia colonialista.

Tras la película, Brando acumulaba de forma incontrolable desafortunadas declaraciones que acentuaban su egocentrismo y lo tachaban de machista además de injuriar a sus ex esposas.

EL ÚLTIMO TANGO

En el 72 cerca de los 50 años de edad poseía una belleza madura que los productores de Hollywood supieron plasmar en El último tango en París, de Bernardo Bertolucci que narra la historia de un hombre maduro norteamericano y una joven muchacha parisina que se encuentran casualmente mientras visitan un piso de alquiler en París. La pasión se apodera de ellos y mantienen relaciones sexuales en el piso vacío. Cuando abandonan el edificio, ambos se ponen de acuerdo para volver a encontrarse allí, en soledad, sin preguntarse ni siquiera sus nombres.

Marlon Brando improvisó gran parte del diálogo para la película porque el guion no era de su agrado. Tras el lanzamiento de la película en Europa, el director Bernardo Bertolucci, el productor Alberto Grimaldi, Marlon Brando y Maria Schneider fueron acusados por un tribunal de Bolonia en Italia por haber rodado «pornografía utilitaria». Finalmente, los cargos fueron retirados y los acusados fueron absueltos. Sin embargo, Bertolucci perdió sus derechos civiles (entre ellos, su derecho a voto) durante los siguientes cinco años y la película fue prohibida en dicho país.

EL PADRINO

Paralelamente, estrenaba la película que se consideraría hasta la fecha como la “mejor película de todos los tiempos” El padrino, dirigida por Francis Ford Coppola, una película de culto sobre el crimen organizado de italoamericanos afincados en Nueva York. Brando interpreta a Don Vito Corleone quien tuvo la idea de ponerse algodones en la boca para su caracterización cuando Coppola se presentó en su casa para realizar una prueba de casting, presentarla ante la Paramount quienes no aprobaban en un principio la contratación del actor. Pero tras ver las grabaciones, cambiaron radicalmente de opinión.

Brando acabó llevándose el Oscar, su segundo y último de su carrera y mandó a la activista pro derechos de los indios y aspirante a actriz Sacheen Littlefeather (pequeña pluma) a recoger su premio a la gala. Vestida con su traje tradicional antes 85 millones de telespectadores que escucharon un discurso lamentado el maltrato a los indios estadounidenses. Declaración que se vio obligada a recitar en un minuto bajo amenaza de arresto por el productor de la gala.

Al día siguiente se publicó el discurso completo en el que Brando afirmaba: “Cuándo fui nominado por El Padrino me pareció absurdo ir a la ceremonia. Resultaba grotesco festejar a una industria que había difamado y desfigurado sistemáticamente a los indios norteamericanos a lo largo de seis décadas, mientras en aquel momento doscientos indios se hallaban sitiados en Wounded Knee”.

El actor se refería así al asedio que tenía lugar en ese pueblo de Dakota del Sur. Y es que, semanas antes de los Oscar, el 27 de febrero, varios indígenas tomaron Wounded Knee para quejarse de que el Gobierno de Estados Unidos nunca había cumplido con los tratados que había contraído con las tribus indias y exigir una renegociación. De hecho, Wounded Knee ya había sido el 29 de diciembre de 1890 el escenario de una masacre en la que más de cien miembros de la tribu Lakota, incluyendo mujeres y niños, fueron asesinados por la caballería del ejército.

Algunos de los nativos que estaban sitiados en ese pueblo en 1973 recordaron años más tarde que lo que pasó en la ceremonia de los Oscar les dio la vida y lograron que la prensa acudiera al lugar para informar de lo que realmente estaba pasando gracias al apoyo de Marlon Brando.

“Mido metro 80, peso 79kg, nací hace 49 años, soy americano y actor ¿algo más?. Soy brutal, vicioso, brillante, algo loco y detesto hablar de mi mismo”. Por sus palabras parecía siendo el mismo que siempre pero más convencido.

En 1976 protagoniza junto a Jack Nicholson Missouri, un western de Arthur Penn (La jauría humana), donde pudo conocer muy bien y hacerse amigo de su compañero de reparto. Se rumoreaba que aceptó el papel sólo por dinero cosa que desmintió rápidamente alegando que tenía en gran valor a Arthur Penn. También corrió el rumor de un romance con Nicholson cosa que desveló de Brando haber tenido “algunas experiencias de las que no me arrepiento en absoluto. Si creen que Jack y yo fuimos amantes, me parece bien que lo crean. Yo lo encuentro realmente divertido.”

APOCALYPSE NOW

En 1979 volvería a asombrar al mundo en su rol del Coronel Kurtz en la nueva película de Coppola Apocalypse Now. Brando aparecería en uno de los rodajes más infernales que jamás hayan existido con 130kg de peso cosa que ya suponía un cambio ya que en la novela El corazón de las tinieblas su personaje era más joven y de constitución atlética. Pretendiendo cobrar su sueldo de 3 millones de dólares sin tan si quiera aprenderse el guion. Coppola tuvo que ponerle un pinganillo en la oreja mientras le recitaba sus frases ya que el actor improvisaba continuamente y recitaba reflexiones filosóficas a cerca de la guerra. Un día le dijo al director que ya se había cansado del rodaje y que contratase a otro, se levantó de su asiento y se marchó sin volver a aparecer. Hasta sus últimos días de vida, el actor declaró que Coppola era “un gordo cabrón que le debía dos millones de euros”.

“Entre 1980 y 1989 no actué en ninguna película porque no necesitaba el dinero. Me sentí satisfecho haciendo otras cosas. Pasé mucho tiempo en Tetiaroa, leí mucho y me interesé por la meditación, a la que me pude dedicar durante los 80 y primeros 90 gracias al tiempo y el dinero que disponía. También tuve tiempo para conocer a mis hijos y a mí mismo. Pasaba horas enteras contemplando mi vida, reconsiderando mis valores, examinando cada pequeño pensamiento que pasaba por mi mente.”

1990, actúa en El novato (The freshman), junto con Matthew Broderick en la que parodiaba a su creación de Vito Corleone. “Era una película divertida, pero podría haberlo sido aún más. Al leer el guión, me desternillé de la risa y estaba impaciente por empezar el rodaje. Era una maravillosa sátira. Pero la inexperiencia de Bergman (el director) se puso de manifiesto en el montaje y se perdió gran cantidad de humor y potencial satírico.”

LOS ÚLTIMOS AÑOS

En 1992 participó en Cristóbal Colón: el descubrimiento. “Quería una oportunidad para darle forma y convertirla en algo semejante a la verdad histórica. Quería contar la verdad a cerca de cómo Colón y sus secuaces explotaron y mataron a los Indios que salieron a recibirlos. Convencí al productor para que cambiase el guion. Pero cuando llegó el rodaje, su padre que también era productor insistió en ceñirse a la historia original que era idiota, falsa y carente de interés. Me sentía deprimido y quería regresar a casa, pero sabía que si no cumplía mi contrato me demandarían. Los otros actores se esforzaron, yo no. Actué hablando entre dientes y ofrecí una interpretación vergonzosa. Sin embargo la paga no estaba mal: cinco millones por cinco días de trabajo», contaba Brando.

En 1994 compartió reparto con Johnny Depp en Don Juan de Marco, al que tiene en muy buena estima. Depp dijo de Brando; “Fue mi profesor, mi gurú, mi héroe y mi amigo.”

En 2001 fue uno de los protagonistas de Un golpe maestro (The Score), de Frank Oz, con Robert de Niro y Edward Norton. Otro rodaje problemático en el que Marlon llego a decirle al director; “Te gustaría que fuera un teleñeco para meterme la mano por el culo y hacerme hacer lo que quisieras…” De Niro tuvo que dirigir las escenas del actor y el director se dio por vencido.

Pero durante los 90 un trágico acontecimiento mermó la sensibilidad del actor de Nebraska cuándo su hijo Christian fue acusado del asesinato del novio de su hermana Cheyenne. Quién acabo encarcelado 10 años y supuso también un gran revés en la economía del mito para defender a su hijo, que terminó con el suicidio de la joven Cheyenne. Además, tuvo que apoquinar por sus otras ex esposas con las que sumaba un total de 11 hijos.

Brando murió a los 80 años, económicamente arruinado y espiritualmente agotado. Uno de los más grandes mitos de la historia del cine, convertido en uno de los mejores representantes del Actor´s Studio con una vida repleta excesos pero su antojo y una trayectoria profesional que, aunque irregular, le permitió trabajar con algunos de los más grandes directores, actores y actrices. Marlon Brando es y será un personaje tan legendario como fueron los roles que interpretó a lo largo y ancho de su carrera, muchas gracias.

JUANAN TORMO (Ikisabi).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *