BLOODSHOT: UN NUEVO SUPERHÉROE ENTRA EN ESCENA

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

¿No queríais café? ¡Pues tomad dos tazas! Si algunos se quejaban de la saturación de películas de superhéroes en el mercado, Valiant Comics se ha unido a DC y Marvel con la adaptación en la gran pantalla de su célebre Bloodshot. Uno más en la inacabable lista de hombres y mujeres con habilidades sobrenaturales que copan las listas de los blockbusters más exitosos. Y por lo que a mi respecta, si todas las películas son tan entretenidas como esta de Dave Wilson… ¡que no paren de llegar! 

Bloodshot nos muestra la historia de Ray Garrison (Vin Diesel), que después de ser resucitado por una compañía tecnológica multimillonaria cobrará poderes sobrehumanos. A través de unos nanobots implantados en su cuerpo, Garrison adquiere superfuerza y una capacidad regenerativa casi ilimitada. Unas características esenciales para llevar a cabo su venganza contra los que lo mataron, reconstruir su pasado y tomar las riendas de su futuro. 

Con este argumento como punto de partida, la película es un sinfín de acción constante, vertiginosas persecuciones, sorpresas y plot twists. No puedo juzgar la fidelidad respecto del cómic original porque no lo he leído, pero está claro que Bloodshot cumple perfectamente como mero entretenimiento palomitero. La trama dista de ser nada del otro mundo y tiene algunos vacíos de guión importantes, pero es una buena cinta para distraerse e incluye algunas escenas de acción bastante espectaculares, sobre todo en la batalla final. 

Por lo que respecta a Vin Diesel, interpreta al mismo personaje de siempre. Un hombre musculoso (y, esta vez, con superpoderes) ávido de venganza, taciturno y extremadamente violento, pero con cierto corazón. De hecho, por momentos podría parecer que estamos viendo alguna escena de Triple X o Fast and Furious. Pero cumple lo que pide el personaje, y está bien acompañado por secundarios como Eiza González o Guy Pearce. 

Bloodshot no inventa nada. No aporta nada nuevo al cine en general; ni siquiera al cine de supers en particular. Tiene un esquema arquetípico, con giros algo previsibles y unas ideas muy típicas en las películas de origen de un superhéroe. Sin embargo, tengo que reconocer que es bastante mejor de lo que esperaba, y como distracción cumple con creces. Es un blockbuster moderno con buenos efectos especiales y altas dosis de peleas que hará pasar un buen rato a cualquier aficionado a este tipo de largometrajes. 

MARTÍ ESTEBAN.- 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *