EL HUEVO DE DINOSAURIO: DOS EXTRAÑOS EN LA ESTEPA

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Un cadáver aparece en plena estepa mongola. El cuerpo yace en medio de la nada. Ha sido un asesinato. Un crimen que, sin embargo, no tendrá mucha importancia en el desarrollo de El huevo del dinosaurio. De hecho, la película se centra en el joven policía que tendrá que custodiar el cuerpo hasta el día siguiente y una experimentada pastora que le ayudará a sobrevivir. 

La peculiar obra de Wang Quan’an arranca con un estilo muy impersonal. La primera hora de metraje se desarrolla a través de planos generales que muestran la inmensidad de la peligrosa estepa de Mongolia.

Además, mayoritariamente asistimos a lo que sucede desde cámaras fijas que solo giran ligeramente a derecha e izquierda, y el montaje incluye muy pocos cortes. Un estilo casi documental, que incluso podría recordar a una pieza de National Geographic, pero que goza de originalidad y es bastante interesante. 

Así, prácticamente no sabemos ni qué aspecto tienen nuestro policía y su protectora, pero podemos apreciar mejor las dificultades que les acechan, como el miedo a que aparezca un lobo en el horizonte o el increíble viento helado de la estepa. Y también permite un gran lucimiento de los increíbles paisajes de la zona, con puestas de sol espectaculares. 

Sin embargo, a medida que avanza la película van sucediéndose planos más cortos. Según vamos conociendo a los dos protagonistas (y estos se conocen entre ellos) Quan’an empieza a usar primeros planos, acercándonos a ellos para darle, ahora sí, un toque más personal e íntimo. Y así, dos personajes que podrían parecer insulsos y aburridos acaban destapándose como dos personas con un trasfondo mucho mayor. 

El director chino nos va sumergiendo en la psique de los protagonistas a través de interesantes conversaciones y largos primeros planos que resultan muy reveladores. La lástima es que el desarrollo de ambos acaba resultando algo desigual. Así como profundizamos considerablemente en el personaje de la pastora, en el caso del policía nos quedamos a medias. Un personaje tímido y reservado, pero que parece poder dar mucho más juego del que da finalmente. 

Por otro lado, también destaca el humor de algunas escenas. Un toque de comedia que ayuda a digerir mejor el ritmo pausado y contemplativo de la cinta. 

La baza principal de El huevo del dinosaurio, aún así, es cómo presenta la vida, las dudas y los miedos de personas normales. Y cómo hace de la cotidianidad un potente vehículo para profundizar en ellos. Es una película que aburrirá a muchos y dejará indiferentes a otros, pero que, en realidad, es mucho más interesante de lo que puede parecer, tanto por la forma como por el fondo. Tanto por su original dirección como por sus curiosos protagonistas. 

MARTÍ ESTEBAN.- 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *