ANTONIO BANDERAS: DE MÁLAGA A HOLLYWOOD

Es difícil resumir la carrera de un actor como la de Antonio Banderas (José Antonio Domínguez Bandera en realidad) en tan solo unas líneas. Antonio Banderas no fue el primer intérprete que probó suerte en Hollywood pero sí fue el primer actor español que se convirtió en una estrella de la Meca del cine. El artista malagueño nacido en 1960 lleva varias décadas trabajando con los mejores directores, tanto españoles como internacionales. Ha interpretado, dirigido y producido películas y series dirigidas a toda clase de público a lo largo de todos estos años. Es, al fin y al cabo, un profesional de la industria que merecería más que este escueto artículo, así que nos centraremos exclusivamente en su faceta de actor que con eso ya nos da para soltar ríos de tinta.

Si pensamos en los orígenes de la historia del andaluz más internacional en el mundo de la interpretación, un nombre (o mas bien un apellido) nos viene a la mente: Almodóvar. El actor debutó en el cine con Laberinto de Pasiones y así empezó una carrera con varias cintas emblemáticas del manchego. Átame, La Ley del Deseo o Mujeres al borde de un ataque de nervios,  son algunas de las muchas cintas que deja para el recuerdo. En ellas, el actor buscó diferentes facetas a través del prisma almodovariano donde mostró su talento interpretativo. Fue principalmente por esta última cinta por la que Almodóvar se dio a conocer internacionalmente con su estilo único y, a su vez, dio a conocer a Antonio Banderas. Su presencia en pantalla llamó la atención entre los profesionales del medio de Sunset Boulevard. Así que, tras varias exitosas cintas en el mercado español, como La corte del faraón, en 1993, Banderas debutó con Armand Assante en Los Reyes del Mambo, de Arne Glimcher, por la que fue nominado a los SAG por su interpretación. Sin embargo, su boom vino con su participación en dos de las cintas más míticas de los años 90: Entrevista con el Vampiro y Philadelphia en las que heló la sangre y tocó la fibra con sus respectivos y entregados papeles.

A partir de aquí, comenzó una carrera fulgurante cuya clave principal fue su sabio eclecticismo. Primero, con el gran éxito de Two Much, donde el actor compartía protagonismo con Melanie Griffith, y, después, enfrentándose con Stallone en Asesinos; iniciando así su estrecha relación con el cine de acción, que le ha dado algunos de sus papeles más recordados. Con Robert Rodríguez se convirtió en un mariachi, cuyas manos eran tan hábiles tanto para matar como para cantar a “la morena de mi corazón”, en Desperado y Erase una vez en México. A su vez, junto al mexicano, también se convirtió en el padre de una familia de espías en la franquicia Spy Kids, una de sus sagas más exitosas a nivel internacional. Pero el personaje que siempre le perseguirá, al menos en lo que se refiere al público occidental, es el de El Zorro en la película de La máscara del Zorro, que dirigió Martin Campbell en 1998 (que tuvo secuela en 2005). Curiosamente, fue la parodia de ese personaje, que realizó en el doblaje de Shrek 2, el que convirtió al Gato con Botas en el que, probablemente, sea su rol más reconocido, tanto para niños como para adultos, de su filmografía (con spin off incluido).

Sin embargo, reducir la carrera interpretativa de Banderas a la acción o al doblaje de dibujos es quedarse muy  corto. El actor ha trabajado en musicales como Evita, dramas épicos como La casa de los espíritus o comedias indies como Ruby Sparks; combinando su faceta interpretativa en films de gran presupuesto con opciones más de autor, principalmente las del mencionado Almodóvar. Y es por esto, que ahora, con más de 30 años dedicadas a esta profesión, el círculo parece cerrarse alrededor de la figura del manchego con Banderas interpretando a Salvador Vidal en Dolor y Gloria, álter ego de Pedro Almodóvar, cuyo rol hace balance tanto de su vida y obra.

Así que para terminar, dos cosas. La primera con referente a su Salvador  Vidal, de Dolor y Gloria. En un año de un nivel de cine y actuación tan alto, no es nada extraño que Banderas sea uno de los principales candidatos al Oscar de mejor actor, ya que su interpretación entre la introspección y la mimesis en el film que nos ocupa es digna de todas las alabanzas. Y, si bien, en el momento de escribir el articulo, no es el más favorito de las encuestas para llevarse el premio, si es probablemente la otra gran actuación junto a Adam Driver (y el favorito Joaquin Phoenix claro está) que puede llevarse el gato al agua. Algo que sería muy bonito porque, a su vez, sería un perfecto broche su gran carrera. Una carrera que dará para mucho porque, como bien dejó claro en los Goya, no piensa en retiradas. Tal y como dijo, recogiendo el galardón a mejor actor por esta misma cinta, el actor andaluz se siente “muy vivo” y eso es la mejor noticia, ya que nos indica que aún tenemos Banderas para rato.

PD: Y no me puedo ir sin mencionar una de mis cintas preferidas de Banderas: El guerrero número 13. Sí, me fascina tanto esa cinta como su fantástica propuesta para aprender idiomas.  Y si no han entendido la referencia, ya estáis tardando en verla.

PD 2: DOLOR Y GLORIA ESTA DISPONIBLE EN NETFLIX Y EN FORMATO FÍSICO DVD/ BLURAY EN ESPAÑA.

JOAN BOTER.-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *