Menú
ONE PIECE STAMPIDA: EL HEREDERO DE ROGER
noviembre 14, 2019 Articulos

Que no cunda el pánico. Dejad que me explique. Efectivamente, he puesto cuatro estrellas sobre cinco a la última película de One Piece. Eso no significa que sea una grandísima película con una trama compleja, ni que suponga una
gran innovación para el cine. De hecho, no cumple ninguno de esos requisitos. En cambio, sí que es una suerte de nirvana para los aficionados al famoso manga/anime. Cien minutos de pura acción que hacen de One Piece Estampida, sin lugar a dudas, la mejor película de One Piece.

La nueva aventura de Luffy y sus amigos tiene lugar en el Festival Pirata. Un evento que reúne a los más infames piratas de todo el mundo para que compitan por encontrar el tesoro del Rey de los Piratas, Gol D. Roger. Una
atractiva premisa que desata prácticamente desde el minuto cero un ritmo trepidante que dejará a los espectadores boquiabiertos. La banda de los sombrero de paja tiene que enfrentar ni más ni menos que a
los «supernovas», la generación de futuras promesas del mundo de la piratería que también quieren alzarse con el título de Rey de los Piratas. Pero eso no es todo, ya que la aparición del famoso pirata Douglas Bullet (ex-miembro de la tripulación de Roger y supuesto heredero del mismo) convertirá esta carrera por el tesoro en una auténtica lucha por la supervivencia.

Con todos estos ingredientes, One piece Estampida explota al máximo su potente apartado visual, que hace las delicias de los amantes del anime. Los momentos épicos se suceden precisamente en estampida, sin descanso
alguno, intercalando escenas de cierta carga trágica con otras de puro éxtasis. De hecho, el fan service es la gran baza de la película, que conoce bien los gustos de los amantes de One Piece y les ofrece exactamente lo que desean.
Sin embargo, no lo hace de forma tramposa, como en algunas películas previas, sino que integra bien dentro de la trama la mayoría de estos guiños a los fans.

Y es que otro principal punto fuerte de Estampiada es la inclusión de un sinfín de personajes míticos de la serie, superando con creces el número de caras conocidas de anteriores películas. Además, tal y como decía, el fan service que suponen estas apariciones estelares está mucho más justificado y es más gratificante. En anteriores entregas, como por ejemplo One Piece Film: Gold, los papeles de los personajes más populares se quedaban en poco más que un cameo y no aportaban nada a la historia. En cambio, en esta ocasión la mayoría de ellos tienen buenos minutos tanto a nivel de diálogos como de acción.

Por otro lado, la principal pega de la película, más allá del argumento simplista intrínseco en este tipo de películas, es el carácter y la forma de luchar del villano, algo arquetípica y demasiado explotada en films previos. Un villano que
ya de por sí resultaría atractivo por su enorme poder, se convierte en una especie de Kaiju (un monstruo gigante), una transformación muy típica en la cultura japonesa y que One Piece ya usó en la mencionada Film: Gold.

Pero esta pequeña reiteración no empaña lo que es una auténtica fiesta del universo de Eiichiro Oda. En conmemoración del veinte aniversario del anime de One Piece, Toei Animation se ha puesto las pilas y ha brindado por fin a los fans del pirata más famoso de Japón la película que realmente merecen (merecemos). Porque One Piece Estampida parece salida directamente de los sueños de sus aficionados. Un mosaico que une en una sola obra artística todo aquello que hace tan grande al mejor manga del mundo.

MARTÍ ESTEBAN.-

Deja un comentario
*