SITGES 2019: DE THE LIGHTHOUSE A THREE FROM HELL

Vamos allá con la cuarta crónica de Sitges, en la que Sonia Barroso y José Isaac Pellicer nos van a comentar algunas propuestas más o menos arriesgadas, más o menos inolvidables, pero que estamos seguros que no os dejarán indiferentes. ¿No acompañáis?

Amigo,de Óscar Martín, es áspera y dura, y más aún para verla a las 8.15h. La historia de dos amigos, uno, Javi, con parálisis (inmenso y doliente Javier Botet, flamante ganador de La Máquina del Temps este año) y el otro, David (David Pareja) que le acoge en su casa es de las que pueden marcar a uno. Por los recovecos oscuros de un pasado reflejados en el presente. Por la brutalidad de sus imágenes. Por los secretos que guarda. Por sus imágenes salvajes. Por el entorno inhóspito. Una historia que transita por el drama y el thriller coqueteando con lo macabro, que seguro que va a sar mucho qué hablar. He de reconocer que me costó un poco entrar en la película, aunque cuándo uno lo hace, se ve abocado a todo un descenso a los infiernos de la amistad aparente. S.B.

The Lighthouse era mi película más esperada de este festival. La nueva propuesta de Robert Eggers, director de La Bruja, vuelve a ser bastante inclasificable y no apta para todo tipo de espectadores. La historia de dos fareros del siglo XIX, el aprendiz -interpretado con brío por un cada día mejor actor Robert Pattinson- y su superior, encarnado con maestría por Willem Dafoe deriva hacia un descenso a los infiernos de la locura y una espiral de violencia desatada, sin olvidar unos toques de comedia muy negra. Con una espectacular fotografía en blanco y negro y un espeluznante montaje de sonido, The Lighthouse abraza a Charles Teodor Dreyer y a F.W.Murnau para reinterpretar y reformular el mito de Prometeo, con algunas de las imágenes más extrañas y de los diálogos más inverosímiles -en algunos momentos-vistos en pantalla en mucho tiempo. Aunque a mí me ha atrapado por su complejidad y magnetismo. También cabe decir que es necesario más de un visionado para abarcarla. S.B. 

Verotika es una película en si misma difícil de clasificar. Básicamente su creador, el músico Glenn Danzig, ha querido hacer su particular The room en cuanto estamos ante una de las peores películas de terror que se pueda ver. La gracia es que, al igual que la de Wiseau, es conocedora de ello. Partiendo de la premisa que todos los actores son amateurs o directamente sacados del cine porno (sobretodo ellas) en ningún momento se pretende que nos creamos a ninguno de ellos. Es una historia formada por tres historias independientes en capítulos que juega a querer imitar el estilo “Metal Hurlant” pero quedándose en una parodia que provocó una oleada de carcajadas de puro despropósito. ¿Recomendable? No a menos que estés en casa con los colegas, bebas cerveza y quieras echar unas risas burras. Pero para nada más. J.P.

Three from hell es la secuela de Los renegados del diablo y de La Casa de los mil cadáveres, otra vez dirigida por Rob Zombie y con el trío de actores protagonistas repitiendo en sus papeles (siendo además la última película del actor Sid Haig, el Capitán Spaulding, fallecido recientemente). Los que se consideren fans de la franquicia o entregados a la causa, esta película sigue la historia de los renegados y mantiene el estilo característico de las anteriores entregas. No presenta nada nuevo ni lo pretende, de hecho si no te gustan las dos cintas anteriores, ésta es prescindible. La película, sin hacerse pesada, carece de gancho o de tensión y solo se salva por el carisma de los personajes y los actores que los interpretan. ¿Recomendable? Sólo si se es fan de las anteriores entregas. Si no, se queda en una película de gente loca que mata gente. J.P. 

Scare package, siendo de la sección Midnight X-Treme, asegura una buena dosis de casquería y sangre. Pero en este caso es una sorpresa que va más allá. Una película dividida en episodios y con un hilo muy ochentero de nostalgia de videoclub, toda es una fantástica parodia del cine de terror con multitud de referencias a películas y lugares comunes bien conocidos. El sentido del humor es inteligente y a veces sutil y a veces directo al más puro estilo Scary Movie. Algunas historias están más conseguidas que otras pero las buenas lo son tanto que puede alzarse con el premio del público sin problema ya que la diversión está asegurada. ¿Recomendable? Mucho si se quiere pasar un rato divertido con homenajes a tutiplén.J.P.

KungFu monster es uno de esos ejemplos que me hagan pensar en Sitges como un gran festival de cine. Muchas voces se oyen criticar al festival por virar hacia otras zonas cinematográficas más allá del terror o el fantástico (como la sección Seven Chances u Órbita) pero en el festival hay sitio para todo y todos. De hecho incluso hay sitio para la animación mñas comercial, menos comercial y el cine familiar de corte fantástico. Y es en esta categoria donde se enmarca “KungFu monster”, una película china tiou wuxia doinde un animalito muy mono él ayuda a un grupo de guerreros a luchar contra un malvado señor. Con unos efectos especiales decentes (no perfectos) y un humor infantil hasta casi lo humanamente tolerable, lo mejor de ella es poder acercar a los peques de la casa un cine diferente, un cine en versión original, un cine de fantasía que les introduzca poco a poco a un género que acaben conociendo si quieren con los años. Por eso, aún no gustarme la película como adulto, sí defiendo y defenderé que Sitges traiga estas propuestas familiares siempre que pueda. ¿Recomendable? Sólo a familias con niños pequeños. J.P

SONIA BARROSO/JOSÉ ISAAC PELLICER.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *