Menú
GODZILLA: REY DE LOS MONSTRUOS: MONSTRUOS PEGÁNDOSE
junio 21, 2019 Articulos

En 1954, producida por los estudios Tōhō surgió la primera cinta de Godzilla, un enorme dinosaurio mutante fruto de la radioactividad que se convierte a su vez en héroe y villano japonés. Dicho personaje se convirtió en un icono oriental del cine y del subgénero del kaiju , el cual dio pie a multitud de cintas donde Godzilla se zurraba con otros monstruos y/o destrozaba ciudades japonesas.

Tal y fue la popularidad del personaje que Hollywood también adaptó el personaje en los 90 después del boom dinosaúrico de Jurassic Park de la mano de Roland Emmerich. No obstante, la cinta no convenció y tuvo que pasar una época hasta hacer un reboot de la franquicia, mas adecuada que nunca dado el contexto geopolítico y económico de hoy. No obstante, para un servidor no le convenció mucho la versión de Gareth Edwards, debido a una búsqueda de trascendencia y verosimilitud, que creo que mal encaja en este tipo de productos y al hecho de querer ser una película de monstruos casi sin monstruos (o al menos con poco metraje de Godzilla) y enfocándose en unos roles estereotipados hasta la médula, con todo lo que conlleva.

Por fortuna, considero que Godzilla: Rey de los Monstruos, dirigida por el director de Krampus mejora muchos aspectos de su predecesora y la convierte en un producto mas entretenido aunque con algunas decisiones discutibles dentro del marco de la propuesta. Y es que a esto no se le puede pedir la verosimilitud de otros blockbusters porque juega con otras reglas desde su premisa, ya que todo es un pretexto para el espectáculo visual palomitero donde grandes actores de occidente y oriente se reúnen para una simbiosis fílmica en forma de montaña rusa de monstruos. En definitiva, el cine como acumulación de set pieces sin mas pretensiones a pesar de sus reflexiones medioambientales.

Conscientes de ello, los actores defienden en medio de la vorágine «sus personajes» en el tablero aunque en esta ocasión se establece un equilibrio entre los «intensos» como Kyle Chandler y Ken Watanabe (con un punto paródico debido a su hiperbólica trascendencia) y Thomas Middleditch (el protagonista de Sillicon Valley adapta muchos tics de su rol en la HBO) o Bradley Withford como contrapunto cómico (ambos hacen suficiente para rebajar un poco el asunto). Caso especial la trama de Vera Farmiga defendiendo las decisiones del guion mas surrealistas del film (si nos podemos analizar el libreto de Zach Shields, Max Borenstein y el propio Michael Dougherty  no pararíamos pero en este caso es una excusa) o una Millie Bobby Brown demostrando que lo de Stranger Things no es un espejismo y que tiene madera de estrella, sin olvidar las aportaciones de actores como Charles Dance, Sally Hawkins, David Strathairn o Ziyi Zhang como la doctora Chen. Así pues en Godzilla : Rey de los Monstruos los personajes son planos, si, pero al menos están mejores respaldados que antaño.

Pero no nos olvidemos. Aquí, los protagonistas son los monstruos y, en ese sentido, esta nueva entrega de Godzilla también es mucho mas generosa con el espectador. Personalmente, pienso que lo mejor del film es tanto el apartado visual (cuya propuesta visual a cargo de Lawrence Sher creo que es mucho mas interesante que la imagen gris y polvorienta del film anterior) como el mayor protagonismo de los Titanes, monstruos inspirados en el folklore oriental y que dan mucho mas peso en la historia. Aunque,  por otro lado, creo que su clímax alargado en búsqueda de la cuadratura de la épica es lo que menos logrado de este film; ya que creo con 90 minutos esta entrega de Godzilla (y de ese monsterverso de Legendary que por ahora no tiene aún claras conexiones aparte de la escena postcréditos de Kong) hubiera quedado mas redondo  esta clase de film. Pero como bien sabe el espectador habitual de blockbusters, eso es algo muy común en el cine actual….

Aun así, el film de Michael Dougherty es un buen entretenimiento con un ritmo ágil (sobre todo en la primera hora) que hará las delicias de los amantes del kaiju, la mitología oriental (ojo a las escenas submarinas, todo un hallazgo) y a los que disfrutan viendo migas de nuestro presente en la ficción actual.

PD: Hay secuencia postcréditos.

JOAN BOTER.-

Deja un comentario
*