Menú
TOLKIEN: EL GERMEN DE SU IMAGINARIO FANTÁSTICO
junio 14, 2019 Articulos

Probablemente todos conozcamos a J.R.R. Tolkien por las obras cumbre de la literatura fantástica y épica El señor de los anillos (La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey), El Hobbit y El Silmarillion. Pero lo que algunos desconocemos son los aspectos biográficos que le llevaron a construir un imaginario fantástico que ha seducido a millones de generaciones del siglo XX (puesto que sus publicaciones primeras son de finales de la década de los 30) y que aún lo sigue haciendo en nuestros días.

Por ello, este acercamiento fílmico de Dome Karuroski a la figura de Tolkien supone una excelente noticia tanto para admiradores de su obra, como de las adaptaciones cinematográficas de Peter Jackson. La película se centra principalmente en los años de formación del escritor británico antes de escribir sus obras magnas.

Conoceremos los primeros años de infancia del joven Tolkien y su relación con su madre -que murió cuándo él y su hermano eran niños-, luchadora infatigable y agente provocadora de estimular a sus hijos con la lectura de cuentos y leyendas llenos de fantasía y elementos mágicos. Acogidos por el padre Francis y Mrs. Faulkner, una dama que les daría alojamiento y educación, asistiremos a los primeros años de estudios, primero en el colegio elitista de King’s Edward y posteriormente en la universidad de Oxford. Aparte de sus estudios hubo dos detonantes de esta pasión por las lenguas antiguas (incluso llegó a crear un lenguaje inspirado en el finlandés y lenguas nórdicas), su relación con Edith Bratt, una chica que hacía de dama de compañía de su benefactora, de la que se enamoraría y la creación del club TCBS (Tea Club and Barrovian’s Society) con tres amigos y compañeros de clase (Christopher Wiseman, Robert Gilson y Geoffrey Smith), una sociedad artística y literaria secreta dónde compartirían su pasión por las letras y otras disciplinas. La amistad y fraternidad entre ellos correría paralela a la que relata entre los hobbits en su famosa trilogía posterior. El estallido de la primera guerra mundial y su llamada a filas, los horrores de la contienda también tendrían mucho que ver en el despertar imaginativo del autor.

En algunos aspectos, Tolkien nos ha llegado a recordar a El Club de los poetas muertos (la creación de una sociedad literaria y su amor por las letras) y a Mary Shelley, de Haifa Al-Mansour (en cuánto a la explicación de los orígenes y la inspiración para la obra de un autor). Así pues, gracias a una puesta en escena elegante, cuidada y llena de elementos e imágenes sugerentes y cautivadoras, que nos evocan las influencias posteriores en su obra, y a dos actores en estado de gracia, Nicholas Hoult -que afronta una nueva biografía literaria tras El rebelde entre el centeno, que retrataba a J.Salinger- y Lily Collins iremos desvelando el germen que le inspiraría y sumergiéndonos en su imaginario fantástico. Esto es, quizás, lo más interesante de este biopic amable y pausado, cuyos temas principales son el poder de la imaginación y la fantasía, los orígenes de su creatividad, el amor por la literatura, el romanticismo y la perseverancia a la hora de lograr los sueños y aspiraciones personales.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario
*