INTRODUCCIÓN: CAPITANA MARVEL

Y en el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, Marvel Universe estrenó su primera cinta protagonizada por una superheroína. Su título es Capitana Marvel y lo hace, en lo que respecta a nuestro país, en nada mas ni nada menos que en 698 pantallas en 382 cines. La película, ambientada en los 90, cuenta la historia de Carol Danvers cuando esta se convierte en uno de los héroes más poderosos del universo en medio de una guerra entre dos razas alienígenas que la llevará al Planeta Tierra y a su vez, descubrir sus orígenes. El rol, creado por el escritor Roy Thomas y el artista Gene Colan en 1968, salta a la gran pantalla pocos meses antes del gran clímax de Marvel Studios, dispuesta tanto a reconstruir el pasado del MCU (Marvel Cinematographic Univers) como para impulsar el futuro gracias a este nueve personaje.

“ ¿Y que tal esta la cinta?”, os preguntaréis. Bueno, pues antes de responder esto, creo que toca colocarla en contexto. Y es que si bien estas las cintas suelen tener una naturaleza autoconclusiva, también funcionan como piezas de un gran arco narrativo transmedia, el Marvel Cinematographic Universe, donde Capitana Marvel es la cinta numero 21 de ese conjunto audiovisual. Por lo tanto, podemos decir que todo esto empezó en 2007 con el primer Iron Man y presumiblemente acabará en Mayo con Vengadores: Fin del Juego.

PARTE 1: EL UNIVERSO DE KEVIN FEIGE

¿Qué significa esto? Pues, en primer lugar que todas estas cintas cada una con sus rasgos comparten patrones narrativos, estéticos e ideológicos y por lo tanto la autonomía artística si bien es mas acentuada según la personalidad del encargado en la dirección, responde sobre todo al deseo de un productor visionario, Kevin Feige, que ha tenido la osadía de adaptar los crossovers del noveno arte al cine con resultados, visto lo visto por la taquilla, simplemente impresionantes. No en vano, eso afecta principalmente a uno de las rasgos que los detractores de este tipo de cine le suele atribuir a estas cintas: la homogeneidad de su aspecto formal con el resto de cintas de este universo sea quien sea el director escogido para cada película o por los patrones que estas historias particularmente las de origen tienen sobre cada nuevo personaje.

En esta ocasión, los directores escogidos por Marvel Studios para esta Capitana Marvel son otro tándem de realizadores, quizá condicionados por los óptimos resultados que los Hermanos Russo han dado a la compañía. Entre esa dupla figura la primera mujer en dirigir una cinta dentro del MCU, Anna Boden, que lo hace con su colaborador habitual Ryan Fleck. Ambos tienen una trayectoria en televisión tanto en la dirección de episodios de series como The Affair o Billions como en el libreto de films como el de Half Nelson donde Ryan Gosling saltó al estrellato. Es por eso que el guión también lleva la rúbrica de ambos junto a la de Geneva Robertson-Dworet , a pesar que las líneas maestras están ya establecidas por el responsable del proyecto MCU, Kevin Feige, como lo hace el propio aspecto del film, como antes hemos mencionado.

El porqué de su elección es fácil de detectar y eso nos lleva al segundo punto de nuestra exposición. Probablemente, la clave del éxito de las cintas integradas en el MCU es la empatía que despiertan estos personajes y su correspondiente arco narrativo en su target potencial, el cual está construido por la dinámica de los diferentes roles que se cruzan en las distintas cintas, lo que la convierte en un mecanismo vivo y muy interesante para un público consumidor de evasión. Eso lo que condiciona la elección de directores curtidos en la televisión o del cine independiente que se ajusten a estos parámetros.

Y esto es nos conduce a hablar del tercer y último punto de nuestra exposición: la parte superheroica y de acción. A priori, esto seria el reclamo de estas cintas. Lo que busca el espectador ávido de emociones superheroicas y que busca saciarse tanto con la cinta como lo hace con el cubo de palomitas que ha comprado en el cine. Y eso, Marvel Studios lo sabe, aunque luego estos espectadores quizá se “enganchen” a este mundo por otras cosas. Pero es justamente esa parte de “maravilla” la parte menos autoral del film, la que tiene un origen mas gremial. No en vano, la elección de una Arri Alexa como cámara principal es casi una máxima en estas cintas desde su paso al cine digital, igual que el aspecto de ratio de 2.39 : 1 con algunas escenas en 1:90 1 realizadas en IMAX (para dar mayor espectacularidad en las escenas de acción), combinación empleada desde Capitan América: Civil War. En esta clave, si hay alguien a quien destacar desde el punto de vista técnica es el director de fotografía, Ben Davis. Aquí, el responsable de la fotografía principal de films como Spotlight o Tres anuncios en las afueras ejerce como empleado de confianza de Marvel Studios; ya que ha trabajado en la mayoría de films del MCU desde Guardianes de la Galaxia y sabe perfectamente que look se quiere para estos films, igual que el otro gran cinematógrafo de la factoría, Trent Opaloch. Y, si bien hay cintas con mejores secuencias, esa es una decisión del estudio encargado de este macroproyecto y los recursos que dispone para las diferentes partes.

CONTINUARÁ…

JOAN BOTER.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *