Menú
CANTARES DE UNA REVOLUCIÓN
noviembre 23, 2018 Articulos

Cantares de un revolución, que se puede ver estos días en el Festival de Gijón, nos relata la Revolución minera de 1934, a través de los testimonios en primera persona de algunos de sus protagonistas ya fallecidos y a los que les pone voz el cantautor Nacho Vegas, leyendo fragmentos de las experiencias que estos personajes dejaron plasmadas por escrito para la posteridad. El documental se divide en ocho bloques diferenciados donde cada uno de ellos nos ofrece un testimonio, una canción o cantar de la cuenca minera asturiana de inspiración revolucionaria y un material gráfico también de la época, lo que consigue que nos situemos a la perfección en el contexto social al que Ramón Lluis Bande, director, nos quiere trasladar con Cantares de una Revolución.

La imagen, de Juan A. García, consigue que el relato refuerce su mensaje ya que nos ofrece una Asturias pálida, sin el brillo habitual de su verdor, sobria e incluso fría para dejar que las palabras desnudas sean las protagonistas.

De obligada mención son los cantares, en asturiano, en algunas ocasiones interpretadas por Nacho Vegas en solitario y en otras acompañado por un pequeño coro, a capella o con una simple guitarra, como debió ser por aquel entonces. Canciones que hilan todo el documental, que son una representación musical de los sentimientos de aquellos mineros, de aquellos obreros inmersos en una lucha que serviría de preludio a la Guerra Civil de 1936. La forma en la que los hombres y mujeres asturianos transmitían lo que estaban viviendo. La versión revolucionaria del “Asturias, patria querida”, desconocida para la gran mayoría, es impactante, nada que ver con esa canción que todos cantamos en reuniones con una sidra de más.

Muy interesantes los pasajes que nos hablan desde la Universidad de Oviedo, el de Aída, la Rosa roja de 16 años o el de la rendición.

No podemos obviar que estamos hablando de un documento que nos ofrece solamente la perspectiva revolucionaria y de esta forma hay que enfrentarse a ella, como cuando un amigo te cuenta un problema y sólo conoces su versión de los hechos, escuchas e intentas comprender, sin juzgar, poniéndote en su piel, si quieres saber más deberás investigar por tu cuenta.

En definitiva, un homenaje a la clase trabajadora asturiana, a los hombres y mujeres que allí, en 1934, se alzaron contra el orden establecido luchando por sus ideales, a los que perdieron la vida en aquel intento sintiéndose abandonados por el resto de España.

VANESA LORENZO.-

"1" Comment
  1. Debe de ser de esos documentales que te ponen la carne de gallina…

Responder a Dácil Isabel Muñoz Porta
*