ESPECIAL SAGA PREDATOR

Los años 80 fue la época de los videoclubs. En esa época, los reyes del cine de acción eran las películas de consumo rápido protagonizadas por hombres de gimnasio muy patriotas que emulaban el boom anterior de las cintas de kung fu de la década anterior. De esa época salieron Van Damme, Stallone, Chuck Norris, Steven Seagal y…evidentemente Arnold Schwarzeneger. Este culturista austríaco de nombre quilométrico y un aspecto tan musculoso como irreal se hizo muy popular gracias a varias franquicias que quedaron para siempre ligadas a su nombre. Hablamos de Conan. Hablamos también de Terminator. Y naturalmente, hablamos de Depredador donde Arnie tuvo que hacerle frente a un alienígena que se dedicaba a cazar a los miembros de su comando Delta Force durante una misión en la jungla guatemalteca. En ese equipo, aparte del protagonista de Terminator, se encontraban  otros personajes  encarnados por actores como Carl Weathers, Elpidia Carrillo, Bill Duke o Shane Black entre otros pero sin duda el “Dutch” de Arnie y el monstruo es lo que mas quedó en la memoria.

LA ORIGINAL

En este contexto nació en 1987, el primer depredador. Dicen en Hollywood que todo surgió de un chiste común en los corrillos de la ciudad de las estrellas. Después del lanzamiento de Rocky IV, se cuenta que en la Meca del Cine se decía que como Rocky Balboa se había quedado sin oponentes en la tierra, en la quinta parte de la película tendría que enfrentarse a un extraterrestre. Los guionistas Jim y John Thomas usaron la base de esta chiste para crear “Depredador” y vendérsela a la Fox. De ahí salió el proyecto inicialmente bautizado como “Hunter”, el cual no estaría protagonizado por el actor de la saga pugilística, si no por su “rival”,  Arnold Schwarzenegger. La cinta se convirtió una de las mas célebres del actor austríaco. Dirigida por uno de los directores estrella de esa época, John McTiernan (La Jungla de Cristal) bajo la producción de John Davis, Lawrence Gordon y Joel Silver, el film combinaba la acción bélica y llena de testosterona de Rambo, con los films de supervivencia y la ciencia ficción de modo orgánico y encomiable bajo una mítica banda sonora de Alan Silvestri. En este film, el diseño de la criatura fue creada por Stan Winston, aunque antes se creó un traje provisional, muy diferente al Pedrator final que vistió ni nada mas ni nada menos que el propio Jean Claude Van Damme ( que dejó la película porque no se le veía bajo la primera versión del traje y porque dentro del mismo hacia mucha calor).  Por fortuna, este traje nunca vio la luz y el Depredador llegó por primera vez a nuestras pantallas con ese diseño rastafari inconfundible, lo que se materializó en un taquillazo, hecho que originó una secuela pocos años después: Depredador 2.

En esta secuela dirigida por Stephen Hopkins (Volar por los Aires) ni la jungla ni Arnie estaban en la ecuación (este último no llegó a un acuerdo con los responsables y se prescindió de su personaje, amén de una mención en el film) pero si que estaba la ciudad de los Ángeles del año 1997 (aunque la cinta es de los 90) y Danny Glover como policía enfrentándose al monstruo cazador. Lamentablemente, la cinta nunca tuvo la magia ni el gancho de la original a pesar de que los hermanos Thomas repitieron con el guión, aunque bajo mi prisma es entretenida y se deja ver. Lo que mas recuerdo sin duda es la fotografía de Peter Levy que crea una atmosfera perfecta para la cinta, sobretodo en sus escenas finales. Así que después de el desenlace de este largometraje, solo supimos de estos seres del espacio gracias a los cómics de Dark Horse (así como videojuegos) donde se acabaron juntando con los Aliens de la franquicia que inauguró Ridley Scott en el cine. De ahí surgió la idea años después de hacer lo mismo para multisalas.

LOS SUCEDÁNEOS

Eso ocurrió en 2004. Después de Alien Resurection, la saga cinematográfica de Alien parecía muerta y en el caso de Depredador, esta “murió” con su secuela urbanita. Así que Paul W. S. Anderson responsable de la adaptación al cine de Resident Evil, se le ocurrió hacer lo mismo que los comics y hacer un 2×1 en nuestras pantallas. Así fue como John Davis volvió a producir junto a otros nombres (entre los que figura Walter Hill por su vinculación a la saga del xenomorfo) esta refundación de la franquicia reciclando a conveniencia los escritos de  Erich von Däniken entre otras influencias y resucitar las historias de esos dos personajes míticos del cine. De ahí salieron Alien VS Predator y su secuela. Personalmente, creo que es lo peor que se ha hecho con estos personajes y aunque la primera funcionó en taquilla, la segunda dirigida por los hermanos Strause “ya no coló”. Por eso, Robert Rodríguez en calidad de productor recuperó la saga haciendo una especie de pseudo-reboot/secuela con “Predators” donde el escenario seria un planeta usado por estas bestias para la cacería. Dicho planeta tenia un ecosistema muy similar al ambiente selvático de Latinoamérica por lo que la acción volvía a suceder en una jungla como en la de la entrega fundacional. Pero esta vez, no eran Delta Force las victimas de estos depredadores si no una serie de presos ( encarnados por actores como Topher Grace, Danny Trejo o el protagonista Adrien Brody entre otros); los cuales se convertían en un “comando” improvisado a vistas de ser cazado. Reconozco que me gustó bastante la cinta dirigida por el húngaro Nimród Antal (Blindado) aunque su aire de falso reboot juega tanto a favor como en contra y aunque Adrien Brody es un gran actor (mejor que Arnie, claro esta) y en la cinta esta “en forma”, el actor de “El Pianista” no tiene el carisma que tiene el ex gobernador de California para estas películas y papeles. No obstante, el film fue un fracaso y la saga volvió a la nevera….hasta ahora.

LA ÚLTIMA

Y curiosidades de la vida, uno de los miembros del “comando original”, Shane Black, pasa de actor de la franquicia a director. El guionista en los años 80 responsable del libreto de Arma Letal o El último boy scout, entre otras se convirtió en uno de los directores mas interesantes de nuestra época con films como Kiss Kiss Bang Bang o Dos buenos tipos; hecho que lo ha llevado a escribir y dirigir el nuevo resurgir de la saga, The Predator donde, al parecer se hace una nueva versión de la historia. Su nombre es “El Depredador” (para diferenciarla de la cinta original) y cuenta en la producción de nuevo al mismo trío que las dos primeras películas. Su éxito depende de la taquilla y que esta vez los responsables hayan cazado a la misma presa del primer film: el público.

JOAN BOTER/SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *