ISLA DE PERROS: CARTA DE AMOR ENTRE CANES Y HOMBRES

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Que Wes Anderson no es un autor al uso, ya que posee un universo muy particular, ya lo sabemos los que venimos recorriendo su filmografía desde Academia Rushmore, Los Tenebaums o Life Aquatic, incluso los que le han tomado cariño desde Moonrise Kingdom, El Gran Hotel Budapest o Fantástico Mr Fox, su única aventura de animación hasta el momento. Ahora nos llega a las carteleras Isla de Perros, que supone una continuidad con su obra anterior y, a la vez, ofrece aspectos más novedosos, al ser la película más arriesgada y crítica de su director, lo que le valió el Oso de Plata al mejor director en la pasada Berlinale.

Sin pretender desvelar demasiado de su argumento os contaremos que la nueva aventura de animación en stop-motion está ambientada en Japón, concretamente en la provincia de Megasaki, donde su alcalde ha decretado “saturación canina”, por la cuál todos los perros enfermos e infectados por la gripe canina y la fiebre del hocico son desterrados a una isla, llena de basura y de mil y un peligros, como jaurías de perros caníbales y otros canes que luchan por sobrevivir. Entre este último grupo encontramos a los protagonistas de la historia, Jefe (un perro callejero al que Bryan Cranston presta su característica voz) y sus compañeros, Rex (Edward Norton), King (Bob Balaban), Boss (Bill Murray) y Duke (Jeff Goldblum) cuyas vidas darán un giro al aterrizar en la isla, Atari, un pequeño y rebelde piloto de 12 años, que posee la firme determinación de recuperar a su perro Spots, con el que le une una curiosa relación. La odisea de estos intrépidos chuchos y el valiente piloto les llevará a plantearse su destino y a plantar cara al mismísimo alcalde Kobayashi.

¿Qué es lo más sorprendente? Que Wes Anderson utilice esta aventura tan “marciana” y salpicada de un sentido del humor muy fino y negro -en algunas ocasiones- para remover consciencias y hacer una crítica a la corrupción del poder político, a los intereses ocultos de las farmacéuticas…Así como se atreva a plantear el film como una carta de amor al necesario y sano entendimiento que debe existir entre humanos y perros. Unos perros que van más allá de ser considerados unas simples mascotas para tener una identidad y características propias que los hacen únicos y singulares. También resulta novedoso comprobar, al menos en la versión original, que los perros son los únicos que hablan en inglés, pues los humanos hablan o bien en japonés, o bien se expresan través de las traducciones que realizan otros personajes para dar a entender que son los perros los que llevan la voz cantante. Asimismo, escuchar las voces de actores del calibre de los ya citados anteriormente u otros, como Harvey Keitel, Scarlett Johansson, Greta Gerwig y Tilda Swinton dan un plus de qualité a la propuesta.

¿Qué es lo que menos nos ha gustado? Que no sea tan redonda y entrañable como Fantástico Mr.Fox, ya que le falta, en algunos momentos, un poco de garra y de emoción a una cinta con una idea muy original y con un planteamiento bastante arriesgado, tanto visual como temáticamente. No nos ha parecido tan divertida como pretende ser, ni tan dinámica -pues presenta algunos altibajos de ritmo narrativo-. Aún y con todo ello, es innegable que el sello autoral está bien vivo y es bien reconocible; y no ser una propuesta que se acomode a los cánones establecidos y ya trillados en la animación, es muy de agradecer. Así pues, se erige como un soplo de aire fresco para el público más adulto, y muy especialmente para el que busque una delicatessen cinéfila.

SONIA BARROSO.-

One thought on “ISLA DE PERROS: CARTA DE AMOR ENTRE CANES Y HOMBRES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *