THE FLORIDA PROJECT: INFANCIA Y CRISIS DE VALORES

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Un caluroso verano, Moonee (Brooklynn Prince, toda una auténtica revelación), una niña de 6 años, y sus dos pequeños amigos, Scotty y Jancey se entretienen haciendo travesuras, comiendo helado y correteando de un motel de carretera a otro de Florida. Monee vive en uno de estos moteles, el Magic Castle, con su mamá, Halley (Bria Vinaite), una joven de 20 años, sin recursos y al borde de la marginalidad, obligada a ganarse la vida como puede para sobrevivir, pagar así el alquiler de la habitación y tratar de salir adelante con su pequeña. Con muy poco parecen ser felices, o al menos, lo intentan.

Sean Baker en The Florida Project, retrata un estilo de vida y una realidad que sorprenderá al espectador: La que viven familias, la mayoría monoparentales, es decir, madres que viven y crian como pueden, abuelas cuidadoras que hacen de madres….Todas ellas víctimas de la crisis económica y moral de todo un país. Un país que les ha dado la espalda y les ha obligado a hacinarse en un económico motel de carretera, a coger trabajos mal pagados y de muchas horas o simplemente a vivir fuera del mercado laboral, y a pasar sus días como pueden. El encargado del motel es Bobby (¡qué gran humanidad desprende Willem Dafoe!, nominado al Oscar como mejor secundario merecidamente) quien, aparte de velar para que se cumplan las normas, se convierte en un guía, salvador y figura paterna, teniendo que lidiar con multitud de problemas y de situaciones incómodas -ojo a la enorme escena del anciano del refresco que merodea el exterior del motel-.

La película acierta no sólo por el retrato de estas realidades familiares y sociales tan duras, sino por conseguir plasmar con tanta verdad la infancia, tal y como debería ser: Libre de preocupaciones, llena de juegos, amigos de correrías, travesuras y pequeños placeres cotidianos, sólo salpicada, en parte, por culpa del proceder y de la poca responsabilidad de los adultos. Además, destaca la naturalidad y la verdad de las actrices no profesionales, Brooklynn Prince y Bria Vinaite, que le dan perfecta réplica al personaje de Willem Dafoe.

Asimismo, nos muestra el reflejo de las diferentes maternidades a través de varios modelos de madre: La madre soltera trabajadora que ha de echar un montón de horas lejos de su hijo y no puede controlarlo; la madre soltera “irresponsable”, que vive de la venta ambulante o de lo que le salga y, a menudo, se comporta como una niña; o la abuela que tiene que ejercer de madre porque la biológica es demasiado joven y poco centrada para asumir responsabilidades.

The Florida Project también es una historia, con tintes tanto cómicos como dramáticos, sobre la amistad en edades tempranas, la pérdida de la inocencia y el paso de la niñez a la edad adulta. La fotografía en colores tan vivos y llamativos de Alexis Zabe no deja de sorprender, al querer plasmar el mundo colorido de la infancia, así como un final que, con permiso del de Call me by your name, se erige como uno de los más emotivos y palpitantes del cine reciente. Un film que desprende autenticidad, para reír, llorar y reflexionar. No os le perdáis.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *