WONDER WHEEL: MELODRAMA EN CONEY ISLAND

(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Loading...

Woody Allen vuelve con un melodrama al más puro estilo Tenessee Williams, Wonder Wheel. La historia, contada por un apuesto socorrista de Coney Island, Mickey (Justin Timberlake), sigue a varios miembros de una familia desde la irrupción inesperada de uno de ellos en escena, la bella Caroline (Juno Temple), que huye de su mafioso marido y viene a pedir refugio a casa de su padre,Humpty (Jim Belushi), operario del parque de atracciones y alcohólico, quien no tiene precisamente una buena relación con su hija. Su mujer Ginny (Kate Winslet), que sueña con volver la actriz de teatro que un día fue y que trabaja de camarera, se convertirá en la mejor amiga de Caroline hasta que un hombre se interponga en el camino de ambas. Ginny tiene que lidiar con una vida insatisfactoria al lado de su actual marido Humpty y de su hijo, quien disfruta provocando fuegos, con la ilusión y nuevas esperanzas que le brindarán un nuevo amor.

Allen incide de nuevo sobre algunos temas recurrentes de su filmografía: Las expectativas o sueños versus la realidad cotidiana; el destino marcado del cuál no hay escapatoria, la esperanza de un nuevo amor para huir de los sinsabores de la vida, la nostalgia de épocas pasadas, el romanticismo empedernido, etc para tejer un melodrama con pocos personajes, pero con las emociones y sentimientos a flor de piel. Es gracias a la labor de sus actores principales, pero muy especialmente de la intensidad de Kate Winslet, con una interpretación que recuerda a grandes damas del cine clásico, que hacen que se eleve la propuesta. Además, la puesta en escena y la fotografía de Vittorio Storaro son excelentes.

No obstante, también la película adolece de algún punto flaco, quizás el guión se resiente en algunos momentos, pues me dio la impresión que da demasiadas vueltas sobre ciertos temas y situaciones, especialmente hacia el tramo final. Y aunque este Wonder Wheel esté entre las obras “menores” de Allen bien vale la pena darse una vuelta por Coney Island y respirar la brisa del mar, que lleva todas las alegrías y desdichas inherentes a la vida cotidiana.

SONIA BARROSO.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *