Menú
ANGRY BIRDS Y LA GALLINA DE UN SOLO HUEVO DE ORO
mayo 12, 2016 Articulos

Angry-Birds

Todos tenemos un amigo que, sabemos seguro, dirá ante cualquier adaptación “el libro era mejor”. Yo soy ese amigo. No importa el medio que se esté adaptando, uno se vuelve hacia el material original en busca de referencias, técnicas pero también emocionales, para medir la nueva obra. En este caso, Angry Birds, la película.

Una de las primeras cosas que hice al comprar mi primer smartphone fue descargar Angry Birds, el juego de Rovio. Sus gráficos eran una maravilla para el momento y resultaba completamente adictivo en su sencillez consistente en instalar, tensar el tirachinas y avanzar. El resto es historia: Rovio se hizo de oro, alcanzando la compañía una valor superior a 2 mil millones de dólares. A los niveles originales de Angry Birds les siguieron muchas expansiones, distintas versiones como la ambientada en el universo Star Wars, merchandising de todo tipo… pero el paso de los años empezó a pesarle a una compañía que había conquistado nuestros teléfonos. Todo el mundo esperaba ansioso un nuevo producto que reventara las tiendas de aplicaciones, pero la compañía no ha sido capaz de brillar como lo hizo con su juego estrella una segunda vez.

Han pasado cinco años y en un esfuerzo por estirar la fórmula millonaria llega ahora una adaptación cinematográfica. El primer problema al que se enfrentaba Rovio con este proyecto era que tanto los personajes como su historia se pueden resumir, en conjunto, con apenas una frase: Angry Birds son una serie de pájaros con distintas habilidades que luchan contra los cerdos que han robado sus huevos. La falta de una base bien desarrollada puede atar las manos a los desarrolladores o dar carta blanca creativa para construir un universo completo y habitable. Por desgracia, parece ser el primer caso. El guión es ridículamente simple y alarga la premisa original hasta lo que uno cosideraría impensable y, por tanto, sus afortunadamente, sólo noventa minutos se hacen muy largos, limitándose a un desfile de juegos de palabras con temática aviar o porcina, mientras los personajes sufren para tener una conversación que no suene a relleno a la espera de la siguiente broma.

En lo que uno podría interpretar por una búsqueda de satisfacer a los usuarios de la aplicación, han olvidado que eso no es suficiente. No basta con redibujar tridimensionalmente a los personajes a los Angry Birds, y darles voz,con añadir detalle a los entornos, aunque ambas cosas se han cuidado mucho, pudiéndose contar cada pluma.Una película tiene que funcionar como tal, con sus propias mecánicas.La falta de profundidad en los personajes, lo inverosímil de las situaciones (aún siendo fantasía hay que obedeceder una lógica interna) y el abuso de la broma referencial y fácil es todo lo que uno puede esperar de esta transformación del videojuego al celuloide.

Rovio da un paso más para situarse en su trayectoria de ‘one hit wonder’, maravilla de un sólo éxito. Una lástima para ellos y para los que seguimos buscando una película que adapte las muchas maravillas que ofrece el entretenimiento digital como es debido.

JAVIER DEL JUNCO.-

"1" Comment
  1. Pues a ver si al peque le gusta. Gracias chic@s!

Deja un comentario
*