10 AÑOS DE FACESONTHEBOX: WAR HORSE

Ahora que tenemos el Spielberg “serio” con el Puente de los Espías a la vuelta de la esquina, me parece oportuno dejar constancia mi opinión sobre la trayectoria del director de El diablo sobre ruedas en el siglo XXI. Y si bien, no es tan esplendorosa como su etapa en los ochenta y los noventa, creo que en los últimos años Spielberg no ha bajado el pistón en cuando a calidad. He de reconocer que cintas como Atrápame si Puedes o Minority Report se han convertido para un servidor, en sendos nuevos clásicos del director de El imperio del Sol, aunque no estén a la altura de sus obras mas célebres. Podría haber escogido cualquiera de estas dos (sobretodo la de Dicaprio que me encanta) pero al final me he antojado de la primera parte de su díptico fordiano.

Porque antes de Lincoln, la mas laureada del cineasta en esta última década (aunque sea para mí la mas floja), Spielberg ya homenajeó el director irlandés de Las uvas de la Ira y de la Diligencia con una preciosa epopeya que nos devolvía el drama épico experiencial con todo su lustre. Se trataba de War Horse (Caballo de Batalla), una epopeya protagonizada por un caballo en la primera Guerra Mundial.

PILARES DE ESTA OBRA

Es muy interesante comparar el Spielberg de El imperio del Sol con el de esta obra protagonizada por un equino que reúne a actores como Benedict Cumberbatch, Tom Hiddleston,Emily Watson o Peter Mullan. Primero, para comprobar que el virtuosismo visual y narrativo no sólo no ha perdido fuelle, si no que mejora como el buen vino.  Sin ir mas lejos, el propio Spielberg cuenta como cambiaba el plan de rodaje a última hora para adaptarse al bello paisaje irlandés, algo que la fotografía de la mejor versión de Janusz Kamiński deja para la posteridad.

Después, por la magia que saca el director de 1941, no sólo del caballo si no de los actores tanto conocidos como desconocidos; algo muy complicado en un film sin un protagonista humano que vertebre el relato (ya que Jeremy Irvine no cumple ese rol). Sin embargo, cada capítulo resulta esencial y conmovedor, algo muy complicado en los films de episodios y que War Horse acaba siendo…pero de forma excelente.

Y por último, la historia y el espíritu del relato. Y es que si bien Spielberg profundiza en la esencia del director de Que verde era mi valle, no lo hace a través de una reproducción, sino como punto de partida para redirigir su prosa; no solo la actual si no la de su yo anterior. En otras palabras: El Spielberg de los 80 dialoga con John Ford y con su yo actual, creando una intersección homogénea digno de elogio como es este War Horse.

Es aquí donde nos damos cuenta de una cosa. Spielberg ya no es el mismo. Incluso cuando recupera la ingenuidad de antaño en la secuencia mas polémica y para un servidor, de las mas valientes del film (la escena de la trincheras) vemos que el director de E.T ha cambiado. Su cine es mas oscuro, algo mas desencantado por la vida.

Y sin embargo, como si fuera una terapia tanto para el espectador cinéfilo como él mismo, en el momento en que el film cierra el telón, el ocaso se presenta como la catarsis que convierte ( para mi War Horse) en una obra maestra. Porque me confirma con convicción majestuosa, porque el cine es uno de los artes mas nobles, bellos e inspiradores que existen.

Así pues, éste es mi homenaje al aniversario de Facesonthebox. Recordar al maestro que me hizo amar el cine con una de sus últimas joyas. Fue gracias a él (de forma indirecta, claro) que yo empecé a amar esto del cine y empezar a escribir sobre este arte mas tarde.  Espero que hayáis disfrutado de esta crítica tanto como lo hacéis con las demás. Dicho esto, espero que me sigáis leyendo a través de esta web cumpleañera. Porque aún tenemos mucha tela que cortar…

JOAN BOTER ARJONA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *